Aprovechamiento de las aguas de lluvia

Por: Angela Juana Cruz Solorzano

Estudiante de Agronomía – UNALM

Octubre 14, 2020
Fuente: Inforegion.pe, 2019
 

Es bien sabido la gran importancia que el agua tiene sobre todos los seres vivos, entre ellos, las plantas. Además la mayoría de los productores a pequeña escala dependen de la lluvia para el desarrollo de sus campos, es decir, realizan agricultura bajo secano.

Según la FAO, la captación y aprovechamiento del agua de lluvia se entiende como todo tipo de esfuerzo técnico para aumentar la cantidad de agua de lluvia que se almacena en el suelo o en estructuras construidas, de tal manera que pueda ser utilizada posteriormente, cuando haya escasez de lluvias.

En base a los valores anuales promedios de precipitación obtenidos por una estación meteorológica podemos proyectar la cantidad de agua que podemos captar en un determinado lugar y periodo de tiempo. Según la finalidad del uso que se le darán a estas aguas podemos determinar el sistema de captación más adecuado. Por ejemplo, para consumo doméstico es conveniente la acumulación de agua mediante techos impermeables y pozos construidos, ya que, el agua será de mejor calidad. Pero si se desea utilizarla para producción vegetal, es conveniente la captación del agua por escorrentía, es decir, el agua que no se infiltra sino que recorre hacia campos vecinos por acción de las curvas de nivel y la pendiente natural del terreno.[1] Nuestros productores de la sierra han desarrollado la famosa “cosecha de agua” que les permite la captación de afloramientos naturales como manantiales y filtraciones superficiales así como su almacenamiento en microreservorios tales como cochas artificiales, lo que les ha permitido asegurar la productividad de la agricultura familiar.

Finalmente, cualquier técnica que permita la captación y aprovechamiento de las aguas de lluvia debe priorizarse su uso para el consumo humano, seguido del animal y vegetal. Siempre considerando el costo de la instalación, así como el costo de mantener ese sistema de captación, ya que, la mayoría de productores tienen poco nivel adquisitivo lo que limita que se realice un proyecto sostenible. La Amazonía, como Madre de Dios, tiene mucho potencial para desarrollar la captación de lluvias debido a las altas precipitaciones, sin embargo, en nuestro país aún no existen políticas de promoción de esta técnica, aunque pueden darse por iniciativa de las propias familias o comunidades.

Referencias bibliográficas:

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *