La maternidad en el Antiguo Perú: una historia moldeada en barro

Por: Luis Alfredo Condori Aguilar
Estudiante de Arqueología – PUCP
Mayo 31, 2021

Figura 1: Huaco mochica con escena de parto (5). Fuente: Museo Larco.

Como si fuera posible viajar en el tiempo, algunos huacos o vasijas de arcilla nos muestran, así como fotografías, escenas de las costumbres, creencias y conocimientos de nuestros ancestros. A través del barro retrataron toda clase de situaciones, desde hechos cotidianos hasta mitos y leyendas de dioses poderosos. Un aspecto poco conocido pero también representado es el de la maternidad, recorrido por las antiguas alfareras y alfareros en todas sus estaciones. Comenzando por el conocimiento del cuerpo, la reproducción, pasando a la gestación y el parto, incluyendo la lactancia y el cuidado de la infancia, son muchas las lecciones que podemos recuperar para el presente a partir del conocimiento de estos objetos milenarios.

Acompáñenme a observar la pieza de cerámica que abre este texto. Vamos a ver este huaquito (una botella de cerámica almacenada en el Museo Larco de Pueblo Libre, en Lima) y descubrir sus pequeños detalles. Con maestría, en varios días de trabajo, un artista mochica moldeó con barro esta escena atemporal, muy humana, de carácter universal: un alumbramiento o parto. ¿Cómo era un parto, 2000 años atrás en la costa norte del Perú? ¿Quiénes participaban, qué hacían?

En esta botella en particular, podemos contar hasta cuatro personas: si ubicamos el asa, de color marrón en forma de “C” invertida, veremos que conecta con la primera mujer: de cuclillas, vestida con una larga túnica de algodón, con el pelo trenzado y de gesto firme, sostiene en sus manos a la segunda, la más grande y central. Una mujer desnuda, con el pelo suelto, los senos henchidos, las manos apoyadas en las rodillas y el rostro vuelto hacia arriba, marcado por el esfuerzo. Sentada, está dando a luz a la tercera persona de la escena, un pequeño bebé cuyo rostro asoma. Se ve sereno. Finalmente, una cuarta mujer, más pequeña y arrodillada delante de la madre, recibe con sumo cuidado la nueva vida.

Nos vemos enfrentados, al observar esta botella, a una forma quizás nueva para nosotros, pero al mismo tiempo muy antigua, de traer una vida al mundo. ¿Qué tan antigua? Casi 2,000 años han pasado desde que dos manos moldearon en el barro esta obra de arte [2]. Hoy en día la medicina moderna, los quirófanos y los ambientes fríos y asépticos rodean este acto de naturaleza tan íntima. Para una madre mochica, rodeada de otras mujeres, posiblemente amigas, familiares, y madres también, el acto del parto era facilitado por la posición vertical, por el uso de plantas antibióticas, sedantes y relajantes, y especialmente por el cariño y el amor que la acompañaban [1]. De esta forma, un nuevo niño mochica nace y es bienvenido al mundo de la costa norte del Perú.

No es el parto, sin embargo, la única escena que nos remite al tópico de la maternidad, pues, como veremos, el artista mochica poseía una elevada sensibilidad para retratar, siempre con barro, diversas estaciones de la vida maternal [3]. A veces con una precisión tal que, posiblemente, no hayan sido manos masculinas las responsables de tan bellas obras, sino, manos que sabían de acariciar, de dar de amamantar, de acompañar los primeros pasos: manos de madre. Veamos, a continuación, otra “fotografía” de un acto nuevamente universal, recurrente en cada una de las culturas que, en diversos tiempos y espacios, han poblado el mundo: la lactancia.

Figura 2: Huaco cupisnique con escena de lactancia (5). Fuente: Museo Larco.

Nos encontramos esta vez con una pieza diferente. En primer lugar, resalta el cambio de color: al rojizo y crema del arte mochica, se opone este gris oscuro, menos uniforme pero todavía muy expresivo, propio del arte cupisnique. Los cupisnique fueron los abuelos de los mochica: vivieron en la misma zona (la costa norte del Perú) mientras que en la sierra de Ancash se construía el afamado templo de Chavín de Huántar. Veamos, nuevamente, a los protagonistas de esta historia. El cuerpo completo de la botella es el del personaje principal: una mujer voluminosa, cómodamente sentada, con el largo y lacio pelo suelto. Con delicadeza firme, sostiene a un niño, un bebé que, ayudándose con las manos, estruja el pecho de su madre en busca del preciado alimento. 

Hoy en día la lactancia, un acto tan natural y transparente, carga con un pesado estigma, un incómodo velo que la ha convertido en un tabú, en un momento apresurado, avergonzado y escondido en las conocidas “salas de lactancia”. Las madres cupisnique lo practicaban de forma abierta y en constante conocimiento. Por ejemplo, se sabe que en la región las madres conocieron una infusión de cacao que estimulaba las glándulas responsables de producir leche [4]: la lactancia fue, en su mundo, un acto muy querido y respetado.

Conocedoras de su propio cuerpo como eran, atentas al desarrollo óptimo de futuros campesinos, músicos, alfareros y pastores, el antiguo arte peruano y los conocimientos de nuestros abuelos y abuelas tienen todavía mucho que enseñar. Miles de años después, su mensaje llega a nuestro presente.

Referencias bibliográficas:

1. Glass-Coffin, Bonnie; Sharon, Douglas y Uceda, Santiago, “Curanderas a la sombra de la Huaca de la Luna”, Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos, Vol. 33, 001, Lima, 2004. https://journals.openedition.org/bifea/5815

2. Golte, Jürgen, “La cerámica Mochica como sistema de comunicación”, en El arte Mochica del antiguo Perú. Oro, mitos y rituales, Obra Social La Caixa Ed., Barcelona, 2015

3. Hocquenghem, Anne Marie, and Patricia J. Lyon. “A CLASS OF ANTHROPOMORPHIC SUPERNATURAL FEMALES IN MOCHE ICONOGRAPHY” Ñawpa Pacha: Journal of Andean Archaeology, no. 18, 1980, pp. 27–48. www.jstor.org/stable/27977705. Accessed 10 Apr. 2021.

4. Mora, Fanny. “Mamá Cacao”, en Mujeres del pasado en voces del presente, Museo Larco, Lima, 2019. https://soundcloud.com/museolarco/sets/mujeres-del-pasado-en-voces

5. Museo Larco. Catálogo de la exposición permanente. Piezas ML004424 & ML004332, Lima, 2013.


Descargar PDF

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *