El Slow Movement, un peculiar estilo de vida que ayuda a reconocer nuestro tempo

Por: Flor Marylin Fernandez Bautista

Estudiante de Estadística  informática – UNALM

 

Marzo 5, 2021
Ilustración 1: El movimiento slow es la nueva normalidad Fuente: Verde lima de Travel Advisors Guild

En estos tiempos de pandemia, los varones y mujeres se han sumergido aún más en el espacio virtual. Ello hace que se presenten problemas de estrés, en su mayoría, y un agotamiento indudable. Sin embargo, desde hace tiempo que el hombre moderno se caracteriza por ser dependiente del tiempo. Cronometrar nuestro tiempo se ha vuelto todo un desafío habitual, ya que frecuentemente nos encontramos corriendo contra reloj. Y esto, para la mayoría de las personas, es justificable debido a que la competitividad laboral es uno de los pilares en la era de la globalización. Pero, si analizamos los episodios acontecidos en nuestras vidas, nos daremos cuenta de que hubo una época durante la cual entramos en estado de “shock” y desaceleramos el ritmo de nuestras vidas. Es decir, tratamos de conectarnos con nuestra vida privada apartándonos de lo que nos ha agotado, decepcionado, estresado, disgustado, y en múltiples ocasiones, entristecido. Estos momentos de pausa nos permiten reencontrarnos con nosotros mismos y preguntarnos si realmente estamos disfrutando cada minuto de nuestra agitada vida. Pero ¿es posible tener un día a día, física y mentalmente saludable?  Entre el rápido avance de la tecnología y la pérdida de lo tradicional nace este revolucionario estilo de vida: Slow life.

Slow Tourism: reencuentro con la naturaleza, reconforte anímico

También relacionado con el ecoturismo (4). Este concepto de viaje promueve el disfrute de los destinos turísticos, la mayor proporción de estas áreas son poco conocidas, a través de caminatas o uso de los denominados “green vehicles”. A cambio, nos aproxima a la naturaleza y al ecosistema, en general. Indirectamente, se estará desarrollando una conciencia de cultura ambiental, así como un mayor interés por la cultura del lugar.  Las ventajas son ilimitadas. Cabe resaltar que, al estar en contacto con los residentes del lugar, implica dar un paso a una socialización empática. La actividad física que demanda este tipo de viaje exploratorio, en definitiva, incluye una mejora para nuestra salud física. Simplemente, debemos observar el paisaje, disfrutarlo y dejar que nos cuente su historia, inspírate. 

Ilustración 2: Slow travel: ideas para viajar despacito, suave, suavecito Fuente: Pangea

Slow Food: ecogastronomía

Ilustración 3: Puntos básicos para entender Slow Food Fuente: Food and Travel

 

Apuesta por un consumo de platos tradicionales en favor de la salud de las personas. Además, indica que se puede acompañar con una lectura, una música suave o cualquier otra actividad que complemente un entorno de tranquilidad. Con respecto a los ingredientes a usarse, estos deben ser cultivados de forma orgánica y siempre reconociendo los daños y perjuicios posibles a causar al medio ambiente, para luego evitarlos. Según Isaac Zychlinski, a medida que se procura comercializar ingredientes sustentables, se asegura el respeto al medio ambiente (5). Desde esta perspectiva, se aprecia más una agricultura y ganadería ecológica. Desde el aspecto económico, las producciones locales tendrán más demanda y la economía familiar se verá incrementada. A nivel individual, las personas tendrán platos saludables que los ayudarán a mejorar exponencialmente su salud. El legado gastronómico no será olvidado.

Slow Fashion: moda ecológica

El término slow fashion fue utilizado por primera vez por Kate Fletcher en 2007 en un artículo para la revista The Ecologist. En ese artículo menciona los atributos de la “fast fashion”. La finalidad de esta modalidad de venta de productos es obtener mayor cantidad de ingresos. Por otro lado, para Fletcher es de suma importancia que sea factible reconocer los objetivos de la Slow Fashion en el marco de la Slow Culture (6). En otras palabras, este sistema de moda es sostenible, atemporal y duradero. Dentro de este prisma, encontramos la producción a pequeña escala, como empresas comunales o familiares; el uso de técnicas tradicionales y en efecto, el aprendizaje de los métodos trasmitidos generacionalmente; y, por supuesto, la adquisición de insumos locales. El proceso de la Slow Fashion consta de tres fases: diseño, producción y consumo. La primera, muestra las acciones ético-ecológicas. La segunda, refleja tanto los procedimientos artesanales como las cualidades de la fuerza de trabajo. La tercera, demuestra la durabilidad del producto. 

Ilustración 4: Moda ecológica: slow fashion vs fast fashion Fuente: Oxafam Intermón

Referencias bibliográficas:

  1. de Luis Blanco A. Una aproximación al turismo Slow El turismo Slow en las Cittaslow de España. Investigaciones turísticas [Internet]. 2011. Consultado [ 6 Febrero 2021];(1):122-127. Disponible en: https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/18100/1/Investigaciones%20Turisticas_01_08.pdf
  2. El movimiento Slow: sin prisa, pero sin pausa | Cinco Noticias [Internet]. Cinco Noticias. Consultado [ 5 Febrero 2021]. Disponible en: https://www.cinconoticias.com/movimiento-slow-sin-prisa-sin-pausa/
  3. Estévez R. Movimiento Slow: haz menos, lentamente [Internet]. ecointeligencia – cambia a un estilo de vida sostenible! 2013. Consultado [6 Febrero 2021]. Disponible en: https://www.ecointeligencia.com/2013/03/movimiento-slow/
  4. Santiago M. Turismo sostenible y viajes «slow» en España. Explore [Internet]. 2019. Consultado [6 Febrero 2021]. Disponible en: https://www.expedia.es/explore/turismo-sostenible-y-viajes-slow-en-espana
  5. Zychlinski I. Puntos básicos para entender Slow Food. Food and Travel [Internet]. 2019. Consultado [7 Febrero 2021]. Disponible en: https://foodandtravel.mx/puntos-basicos-para-entender-el-slow-food/
  6. Bellido-Pérez E. El consumo político de moda: Buycott y slow fashion en Instagram. ZER – Revista de Estudios de Comunicación [Internet]. 2019. Consultado [6 Febrero 2021];24(46):229-251. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/333377778_El_consumo_politico_de_moda_Buycott_y_slow_fashion_en_Instagram

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *