Inadecuado uso del recurso Hídrico y su impacto Económico en las poblaciones más vulnerables

Por: José Antonio Paredes Pardavé 
Agosto 1, 2020
Foto: Elaborado por Elad1.

Resumen: El presente artículo busca discutir, como la falta de desarrollo científico para mejorar el uso sostenible del agua ocasiona un escenario económico desfavorable para el desarrollo de las poblaciones más vulnerables.

“El agua es uno de los recursos más complejos y difíciles de gestionar”2. Debido a esto, es considerado uno de los bienes más preciados en la sociedad, sin embargo, como refiere Vasquez3, actualmente existen varios inconvenientes con el manejo sostenible de este a nivel mundial, que son: la falta de acceso de agua dulce y potable por saneamiento y, el problema de la contaminación del agua.

“La contaminación del agua es la acumulación de sustancias tóxicas y derrame de fluidos en un sistema hídrico (río, mar, cuenca, etc.) alterando la calidad del agua”4. Así, “se ha estimado que alrededor del 80 por ciento de las aguas residuales procedentes de asentamientos humanos y fuentes industriales de todo el mundo se vierten directamente, sin ser tratadas, a las masas de agua, con efectos perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente”5. Y, “el acceso al agua potable y al saneamiento adecuado son los recursos más importantes de la salud pública para prevenir las enfermedades infecciosas y proteger la salud de las personas, además de ser esenciales para el desarrollo económico y el ecosistema”6. Esto lo corrobora un estudio hecho por la OMS, la cual señala lo siguiente: “se calcula que cada dólar invertido en saneamiento produce un rendimiento de US$ 5,50, traducido en menores costos de atención de salud, más productividad y menos muertes prematuras”7.

Asimismo, en relación con este recurso, como refiere Zegarra2, el uso del agua se agrupa por niveles de exclusión y de rivalidad respectivamente, así, el primero refiere que los usuarios que hagan uso de este recurso deberán pagar para acceder a él y, el segundo refiere a que el uso que unos hagan de este recurso, quite el recurso disponible a otros, con esto se entiende que pueda haber, a mayor rivalidad mayor conflicto entre los usuarios, o que a baja exclusión, haya una alta rivalidad, porque extraen parte significativa del recurso como lo hacen las siguientes actividades: irrigación, ganadería, minería y especialmente en la industria.

Tal como lo evidencia un informe del Banco mundial8, la agricultura es la actividad que ocupa el 70 % del agua que se extrae en el mundo. En un futuro se espera que la competencia por los recursos hídricos aumente considerablemente. Es así, que, para impulsar el crecimiento económico, será indispensable realizar cambios en las asignaciones de agua de diversos sectores. Por efecto de un aumento en la población, la industrialización y el cambio climático. Ante esto, se precisa que la mejora eficiente en el uso del agua debe ser acompañada por una reasignación de este recurso en las regiones con un estrés hídrico que oscile entre un 25 % y 40 %. Los desplazamientos tendrán que ser tanto físicos como virtuales. Entendiéndose físicos como los cambios de asignación iniciales tanto para agua superficiales como subterráneas y, asimismo, el traspaso de las «ventas» del agua, esencialmente de los usuarios agrícolas a los usuarios urbanos, ambientales e industriales. Y, por otro lado, virtuales a medida que la producción de alimentos, bienes y servicios que posean un alto consumo de agua debían concentrarse en lugares con abundantes recursos hídricos y los productos se venden en sitios con escasez de agua. Igualmente, esta actividad y las otras como la minería, ganadería e irrigación se caracterizan por “usar los cuerpos de agua para verter sus desechos; es decir, son actividades que usan el agua como vertedero, que, como se dijo, es una fuente de alta conflictividad intersectorial, pues genera impactos en la calidad del recurso que son difícilmente medibles y controlables. Estas actividades son muy propensas a generar conflictos porque se caracterizan por la baja o limitada exclusión y la alta rivalidad, que es una característica de «bienes mixtos» para los que es, además, difícil establecer y organizar mercados que asignen el recurso”9.

Debido a que, “el agua tiene una dimensión económica indiscutible puesto que es necesaria para la vida y está presente en todos los procesos de producción y consumo”10.

Así, teniendo en cuenta dicho contexto y problemas en torno a este recurso esto explicaría como “las personas más vulnerables no cuentan con servicios de agua y a veces tienen que recorrer distancias muy largas para conseguirla, o pagar de 10 a 20 veces más por ella”11. Tal como lo evidencia el informe publicado por las Naciones Unidas en 2019, “si la degradación del medio ambiente natural y las presiones insostenibles sobre los recursos hídricos mundiales continúan al ritmo actual, el 45% del PIB global, el 52% de la población mundial y el 40% de la producción mundial de cereales estarían en riesgo para el 205012”. Definitivamente una realidad muy cruda y un contexto muy precario de desarrollo económico y científico.

Es así que, en aras del desarrollo, las sociedades deben hacer uso de la ciencia para contribuir a un mejor el uso del agua gracias a los diferentes avances innovadores y tecnológicos como los que refiere el Instituto IMDEA13, uno de ellos como el hallazgos de nuevos contaminantes en vertidos de aguas residuales, los cuales, permitirán reducir el riesgo de enfermedades por contaminación en distintos sectores a nivel local; o bien patentes registradas con nuevos desarrollos que permiten que los procesos como la depuración o desalación sean más eficientes y más sostenibles.

Así, “el desarrollo de los recursos hídricos para el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental está estrechamente vinculado con el desarrollo sostenible de las ciudades”14. Ya que, el agua es un “factor vital para la producción, por lo que la reducción de sus existencias puede reflejarse en una desaceleración del crecimiento económico. Las tasas de crecimiento económico de algunas regiones podrían reducirse en hasta un 6 % del PIB en 2050, como consecuencia de pérdidas vinculadas con el agua en las esferas de la agricultura, la salud, los ingresos y la propiedad”15. Es por esto, la relevancia que debe tener para nosotros y para el mundo el uso de este recurso escaso, debido a que, “el agua y los ecosistemas acuáticos, son susceptibles de ser usados de muy distintas maneras por la sociedad y aportan numerosos servicios al bienestar humano”10. Si estos “caen” o se destruye, nosotros igual.

Bibliografía: 

  1. El Agua Grifo – Foto gratis en Pixabay [Internet]. 2013 [citado 15 de julio de 2020]. Disponible en: https://pixabay.com/es/photos/el-agua-grifo-tubo-3524534/
  2. Zegarra E. El agua: un bien económico especial – YouTube [Internet]. 2014 [citado 15 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=W02chuul9S4
  3. Vasquez E. Contaminación del agua: causas, consecuencias y soluciones – Agua.org.mx [Internet]. 2017 [citado 15 de julio de 2020]. Disponible en: https://agua.org.mx/contaminacion-del-agua-causas-consecuencias-soluciones/
  4. Ministerio del Ambiente. Aprende a prevenir los efectos del mercurio- Agua y alimento. Paper [Internet]. 2016;3:44. Disponible en: https://bit.ly/39CfIcz
  5. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Agua | Objetivos de Desarrollo Sostenible  [Internet]. 2015 [citado 20 de julio de 2020]. Disponible en: http://www.fao.org/sustainable-development-goals/overview/fao-and-post-2015/water/es/
  6. Rapaport J. Diccionario de Acción Humanitaria [Internet]. [citado 15 de julio de 2020]. Disponible en: http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/8
  7. Organización Mundial de la Salud. Saneamiento [Internet]. Datos y cifras. 2019 [citado 20 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/sanitation
  8. Grupo Banco Mundial. El agua en la agricultura [Internet]. 2020 [citado 20 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.bancomundial.org/es/topic/water-in-agriculture
  9. Zegarra Méndez E. Economía del Agua: Conceptos Y Aplicaciones Para Una Mejor Gestión [Internet]. 2014. Disponible en: http://www.grade.org.pe/wp-content/uploads/LIBROGRADEECONOMIAAGUA.pdf
  10. Fundación Nueva Cultura del Agua. La economía del agua – Guía Nueva Cultura del Agua [Internet]. [citado 16 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.fnca.eu/guia-nueva-cultura-del-agua/la-economia-del-agua
  11. Sociales NUD de AE y S. Más de 2000 millones de personas no tienen acceso a agua potable ni saneamiento básico [Internet]. [citado 16 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.un.org/development/desa/es/news/sustainable/new-un-water-development-report.html
  12. Naciones Unidas. Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos: No Dejar a nadie atrás [Internet]. 2019. 213 p. Disponible en: https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000367304?locale=en
  13. Economía del agua, o la necesidad de poner la ciencia en contexto | IMDEA Agua [Internet]. 2020 [citado 16 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.agua.imdea.org/noticias/2020/economia-del-agua-o-necesidad-de-poner-ciencia-contexto
  14. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (ONU-DAES). Agua y desarrollo sostenible | Decenio Internacional para la Acción «El agua, fuente de vida» 2005-2015 [Internet]. 2014 [citado 15 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.un.org/spanish/waterforlifedecade/water_and_sustainable_development.shtml
  15. Banco Mundial. Agua: Panorama general [Internet]. 2019. 7d. C. [citado 20 de julio de 2020]. Disponible en: https://www.bancomundial.org/es/topic/water/overview

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *