Machu Picchu, el gran descubrimiento para el mundo ¿1902 o 1911?

Por: Juan José Sánchez Huamán

Estudiante de Medicina Humana – UNSAAC

Agosto 1, 2020
National Geographic. Vista panorámica, ciudadela de Machupicchu. [Online]. Disponible en: https://viajes.nationalgeographic.com.es/z/machu-picchu

 

“Agustín Lizárraga es el descubridor de Machu Picchu, él vive justo antes de pasar el puente de San Miguel” (Diario de Bingham, 1911).

En este mes de Julio, mes patrio, a un año de celebrar el bicentenario de nuestra independencia, conmemoramos los 13 años del nombramiento de Machu Picchu como Nueva Maravilla del Mundo Moderno, el 07 de Julio de 2007, constituyendo un legado que dejó la cultura milenaria de nuestros antepasados y que representa una identidad peruana perdurable en el tiempo.

Vista panorámica de la ciudadela de Machu Picchu. Fuente: Archivo fotográfico, 2018.

 

Para muchos de nosotros, visitar este símbolo de identidad peruana tan representativa a nivel mundial, nos llena de gozo poder apreciar la gran labor que dedicaron sus constructores y el gran respeto que se imponía en armonía con la naturaleza, demostrando gran destreza al crear recintos ceremoniales con la más exquisita finura del tallado de la roca, que hace tan representativa la época imperial de los incas, y la habilidad al moldear montañas y proporcionar terrenos tan bastos y de gran producción de cultivo, conocidas como terrazas agrícolas o andenes, cuya ingeniería es admirada hasta ahora y que valió su nombramiento como Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad desde 1983 con el nombre de Santuario Histórico de Machu Picchu.

Andenes, ciudadela de Machu Picchu. Fuente: Archivo fotográfico, 2018.

 

Es por ello que en reconocimiento de su valor y como parte de nuestra cultura, debemos conocer un hecho que engrandece más la historia de esta maravilla del mundo, su descubrimiento.

Fue el estadounidense Hiram Bingham que dio a conocer, a través de National Geographic y la Universidad de Yale en 1911, el hallazgo más importante de la arqueología sudamericana del siglo XX, una ciudadela ubicada en el valle de Urubamba perteneciente a la época imperial de los incas, cuya infraestructura e incluso hornacinas quedaron perennes dentro de los muros conservados y cubiertos de maleza vegetal, la majestuosa ciudadela de Machu Picchu

Dando a entender que, desde la época de la conquista y parte de la época republicana, este recinto nunca fuera hallado hasta 1911; pero una historia poco descrita y ahora muy valorada por aquellos que la conocen, nos lleva a conocer un pasaje escondido de su historia.

Retrato de Agustín Lizárraga. Fuente: Rivas A, Agustín Lizárraga: El gran descubridor de Machu Picchu. Libro. 2011.

 

Agustín Lizárraga partió desde la hacienda Collpani en 1902, junto a Enrique Palma, Toribio Recharte y Gabino Sánchez, como describe Américo Rivas en su libro “Agustín Lizárraga: el gran descubridor de Machu Picchu”, una historia poco conocida de este acontecimiento.

Lizárraga, hombre leído que trabajaba como administrador del Departamento de Caminos, ahora Ministerio de Transportes y Comunicaciones, en su búsqueda de encontrar nuevas tierras de cultivo, realizó la expedición a través del río Urubamba, abriéndose camino entre la espesa vegetación, halló los muros incas de la ciudadela un 14 de Julio de 1902; adentrándose en medio de las construcciones y encontrando reliquias dejadas por sus antiguos moradores; dejó evidencia de su paso con un grabado de su nombre y el año 1902 en una de las piedras del recinto conocido como “El templo de las tres ventanas”, hecho que fue hallado por el explorador Hiram Bingham en su recorrido dentro de la ciudadela en 1911y que quedó grabado en una da las páginas de su diario.

Templo de las tres ventanas, Ciudadela de Machu Picchu. Fuente: Archivo fotográfico, 2018.

 

Posterior a ello, Lizárraga junto a algunos de los familiares del dueño de la hacienda de Collpani, Ochoa, realizaron la primera visita turística en 1904 y fue dado a conocer entre los hacendados cusqueños, noticia que según Rivas llegó incluso a París.

Tras la lamentable muerte de Lizárraga en 1912, producto del accidentado camino y la falta de medios de comunicación locales de la época, su historia quedó en el círculo familiar.

Con ello se definía un gran hecho histórico que junto a otros, forma parte de la incorporación de Machu Picchu a la historia universal del mundo y de la arqueología, como bien lo describiría Mariana Mould en su escrito “Machu Picchu: un rompecabezas para armar” de 2005.

Posterior a ello, fue recién en el año 2011, año de la conmemoración por los 100 años del descubrimiento de Machu Picchu por Hiram Bingham y la publicación del libro escrito por Américo Rivas, cuando la autoridad municipal del Cusco, realizó la distinción de reconocimiento a estos hombres cusqueños.

Han pasado nueve años desde ese momento y la historia de Lizárraga fue confirmada, tal como menciona uno de los escritos de Josep Gavaldá redactor de National Geographic.

Referencias bibliográficas:

  • Gavaldá J. La historia de Hiram Bingham, el descubridor de Machupicchu. National Geographic. [Online]. 2019. Disponible en: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/historia-hiram-bingham-descubridor-machu-picchu_14323
  • Mould M. Machupicchu: un gran rompecabezas para armar. Revista Andina, CBC [Revista]. 2005 [citado 13 de julio del 2020].
  • Rivas A. Agustín Lizarraga “El gran descubridor de Machupicchu” [Libro]. 2011 [citado 13 de julio del 2020].

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *