Tradiciones del barrio de San Blas, Cusco

Por: Juan José Sánchez Huamán

Estudiante de Medicina humana – UNSAAC

Marzo 5, 2021

“En Tokocachi el Inka Pachacutec había ordenado la edificación de un templo consagrado al trueno, huaca que había escogido por su huahuaque”…En Tokocachi fue hallada la Momia de Pachacutec por el Licenciado Polo de Ondegardo. El Cronista Acosta menciona también el descubrimiento de Polo y describe la Momia o Mallki de Pachacuteq. “Halló traslado e Pantallacta a Tokocache donde se fundó la parroquia de San Blas. Estaba el cuerpo Entero y bien aderezado con cierto betún que parecía vivo”. Rostorowski, 1988.

El icónico barrio de San Blas, llamado así en honor al santo obispo de Sebaste – Armenia considerado dentro de los catorce santos auxiliadores de la Iglesia Católica por su labor de curar a personas y animales, se construyó sobre los cimientos del barrio de “T’oqokachi”, que significa “cueva de sal”, cuyos primeros moradores incas se dedicaban a la agricultura; con la llegada de los españoles se renovó la infraestructura con la construcción de casas estilo colonial, que actualmente se pueden apreciar, y que alberga desde ese entonces a las familias artesanas de la ciudad, cuyos talleres y galerías se mantienen hasta la actualidad, tales como Medivil, Olave y Mérida, apellidos que dan un sello original a la expresión artística de imágenes religiosas populares y muy reconocidas a nivel mundial.

Museo Taller Hilario Mendivil, galería de arte cusqueño. Fuente: Perú Eco Expeditions EIRL. Noviembre, 2018. Disponible en: https://i1.wp.com/peruecoexpeditions.com/wp-content/uploads/2018/11/Taller-Mendivil-San-Blas.jpg?ssl=1

Características particulares que resaltan más a sus calles empedradas y cuestas, donde llama la atención nombres muy coloridos debido a las historias que guardan; sin embargo, una en particular llamada “Siete Angelitos” posee en el tejado de la segunda casa de dicha calle, la figura de siete ángeles que fueron pintados por orden de Blas de Bobadilla, propietario de la casa, con motivo de contra restar el nombre de la calle aledaña denominada “Siete diablitos” por los actos realizados por las parejas que aprovechaban de la estrechez de esta calle y la poca iluminación que había antes de su remodelación por el burgomaestre de la ciudad Daniel Estrada Pérez que finalmente colocó la imagen de un ángel esculpida en piedra al inicio de la calle.

Imagen de la calle Siete Angelitos y del detalle de pintura de siete querubines en las tejas del pórtico de la casa de Blas de Bobadilla. Fuente: Machupicchu Travel. Disponible en: https://www.machupicchu.biz/tour-machu-picchu-siete-calles-7-ciudad-imperial-cusco
 

La algarabía de sus parroquianos que disfrutan de las tradicionales calles, se hace dar cuenta de forma más provechosa durante las semanas previas a la fiesta de carnaval, pues ponen en práctica su creatividad e ingenio artístico decorando sus calles y esquinas con muñecos a tamaño real que representan a los compadres y comadres más representativos, decorando las paredes blancas de las casas coloniales con múltiples alegorías propias de esta costumbre.

Imagen alegórica de una costurera y su compadre en el barrio de San Blas. Día de la comadres 2014. Fuente: Archivo de Glemid D. Quispe. Disponible en: https://www.pinterest.com/pin/383720830744491817/

 

Dato curioso es que el día de los compadres que se celebra dos semanas antes, son las comadres quienes realizan el trabajo de armar estos muñecos de trapo, vistiéndolos con las ropas de sus compadres y realizando una sátira de las mejores particularidades de cada uno, sin embargo ya conocida la repercusión de ese acto, una semana después son los compadres quienes satirizan a las comadres elaborando muñecas con los atavíos llenos de color previo al domingo de carnaval.

Desde luego, el barrio de San Blas hace honor a su arraigo católico en cada una de sus costumbres y en las actividades cotidianas que realizan sus parroquianos, conservando una parte de la labor artística religiosa que tienen como pináculo, además de la obra de sus grandes maestros artesanos, al famoso “Púlpito de San Blas”, cuya autoría se recopila en las tradiciones cusqueñas de Ángel Carreño, donde relata la historia de un tallador que padecía de lepra, proveniente de Huamanga, que en busca de la Virgen Señora del Buen Suceso, llegó a la ciudad del Cusco, realizando trabajos en los templos de Santo Domingo y San Blas, siendo en este último donde encontró a la imagen pintada de la virgen y que según la tradición curó su enfermedad en ese momento, es por ello que a pedido del párroco Anatolio Gómez, el tallador de nombre Juan Tomas Tuyru Tupac agradecido por el milagro se dirigió a la plaza Cusipata donde taló un cedro gigantesco y diseño el púlpito de estilo barroco Churrigueresco, prometiendo no cobrar ningún salario por el trabajo, sin embargo se cuenta que el día de Todos los Santos pidió un pequeño estipendio para celebrar con su esposa, faltando así a su promesa, que lo llevó a un accidente, cayendo del pulpito y acabando con su vida; según el relato, su cuerpo fue enterrado en la parroquia y años más tarde su calavera fue sacada y colocada en la parte de la coronación del púlpito.

 

Púlpito de San Blas, tallado con diseño barroco, muestra imágenes de los cuatro evangelistas, Santo Tomás y San Blas y en la taza del pulpito la virgen Señora del Buen Suceso. Fuente: Página de galería fotográfica. Disponible en: http://templosanblas.blogspot.com/2013/09/pulpito-de-san-blas.html.

Actualmente estas calles y el templo de San Blas son motivo de visitas turísticas y tradiciones que relatan el diario de sus antiguos moradores y la vida de esa época colonial que aún se respira en el aire.

Referencias bibliográficas:

  1. Valencia B, Tatiana A. Nuevas Relaciones, Viejas Tradiciones En San Blas: Impactos Del Turismo En Un Barrio Tradicional Del Cuzco. PUCP. [Online]. 2007. [Citado el 20 de febrero de 2021].Disponible en http://hdl.handle.net/20.500.12404/4904
  2. Calvo R. Qosqo Sociedad e Ideología. Siglo XX. Municipalidad el Qosqo. [Libro]. 1995. [Citado el 20 de febrero de 2021]: pp. 40-48.
  3. Carreño A. TRADICIONES CUSQUEÑAS. Municipalidad del Qosqo [Libro]. 1987. [Citado el 20 de febrero de 2021]: pp. 128-129.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *