Una visión que trasciende nuestra historia

Por: Juan José Sánchez Huamán
Estudiante de Medicina Humana – UNSAAC

 

Abril 18, 2021
Figura 1: Complejo arquitectónico de Moray (1)

“…la realidad de la naturaleza fue asumida y apropiada por los Incas, primero controlando y aprovechando lo posible y luego incorporando sus características en su cultura, religión y organización social y política…” (Miño Garcés, 1993)

El concepto de cosmovisión integra el desarrollo social vinculado al entorno natural, promoviendo la coexistencia de la especie humana con el ambiente y con una visión a futuro que permita la sustentabilidad de las próximas generaciones. 

Una revisión de la construcción del imperio Inca constituye apreciar sus atributos en la distribución de sus ciudades y la gran organización social, donde todo pensamiento o idea formulada de toda su población, mantenía muy arraigado el concepto de la naturaleza como un ser del cual disponían sus recursos para la sustentabilidad como seres vivos y como sociedad, pero a la vez con profundo respeto tal como demuestran sus ritos y leyendas. 

Un respeto que involucra ideales de complementariedad y reciprocidad tomando conciencia de todo lo que sucede alrededor de la persona, un entorno físico que se mezcla con un reflejo de la esencia del ser y sentir de la población.

Figura 2: Representación gráfica del dibujo de Juan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua sobre la cosmovisión andina del altar del recinto religioso de Qoricancha, Cusco (2).

Lo impresionante de la arquitectura inca y el aprovechamiento del espacio, es evidente en cada una de sus obras, desde la maravilla del mundo moderno, como es Machu Picchu, donde la distribución del entorno urbanístico, terrenos de cultivo y los lugares destinados al culto religioso se integran con el diseño original de la montaña, vinculando lo natural con lo cultural, lo que nos lleva a pensar o imaginar la visión que tuvo el arquitecto al moldear cada roca y mantener la armonía con su creencia, de tal forma que su obra represente su cultura de respeto por el medio ambiente.

Figura 3: Sector “hanan” de la zona urbana, ubicación del Intihuatana, Machupicchu, Cusco (3).

Mas el uso de terrenos de cultivo a grandes alturas representó, por otra parte, un desafío en la producción de especies poco aclimatadas y que eran necesarias para la población; sin embargo, el potencial del hombre de los andes llevó al desarrollo científico del uso de pisos altitudinales para la aclimatación de especies vegetales cuya producción se masificaba posteriormente y cuyo testimonio es representado por el complejo arquitectónico de Moray, complejo que se caracteriza por andenes circunferenciales trabajados una vez más en la montaña donde se excavó y creo microclimas en cada una de sus ruedas y donde se cultivaba cada semilla para llevarlo de forma escalonada piso por piso hasta conseguir su aclimatación y garantizar la producción cuando la semilla fuera llevado a condiciones reales para la producción agrícola masiva.

Según el historiador Luis Eduardo Valcárcel, en su publicación “Historia del Perú antiguo”, citando a Cobo dice: “…La extraordinaria afición que tenían los peruanos por el cultivo de la tierra ha debido ser parte principal para el alto desarrollo que alcanzó. Que era tanta la mencionada afición que aun los que practicaban otros oficios como plateros y pintores no era nunca persuadidos para no interrumpir su trabajo como artesanos por acudir al de su sementera, sino que, por el contrario, llegado el tiempo, dejaban de mano a su ocupación para dedicarse por entero a la del cultivo”.

Figura 4: Andenería, sitio arqueológico de Ollantaytambo, Cusco (4).

Pues, el imperio inca fue uno de los poseedores históricos de tal expresión ecológica, que los autores manifiestan como un patrón medioambiental denominado “el control vertical de un máximo de pisos ecológicos”, en donde las condiciones de escalar montañas a través de la andenería constituyo una utopía de la época, pues el hombre de los andes demostró su perseverancia de conquistar las cimas de los andes, pese a las limitaciones fisiológicas o al poco acceso que no impidieron su desarrollo.

Fue a través de este trabajo que se fue creando el concepto del espacio medioambiental como un conjunto apropiado, explotado, recorrido, habitado, administrado y sostenido por sus actores, y aunque en nuestra realidad la visión de los andes no son las mismas que las del poblador de hace cientos de años, podemos manifestar gracias a la memoria que dejaron, enriquecida por cada creación humana, la modificación de los recursos naturales y la memoria viviente de la propia naturaleza.

En la actualidad, esta visión holística se puede transformar en una idea que se evidencie en una transformación social bajo la permanente construcción y renovación, basado en principios de ser recíproco, solidario y que llevan a una mejor relación de las personas entre sí y con el entorno natural en el que residen o actúan como seres gregarios y que buscan su continuo desarrollo, lo que puede concluir en una acción urbanística y de respeto por el lugar donde vivimos, de vivir mejor con lo necesario, de disfrutar una vida más simple y del placer de la convivencia con todo lo que nos rodea.

Finalmente, esta concepción se expresa como la satisfacción de las necesidades y la consecución de una calidad de vida en paz y armonía con la naturaleza y con ello la prolongación indefinida de las culturas humanas. Supone estar en contemplación del entorno donde el hombre actúe en libertad y pueda desarrollar sus capacidades, hacer uso de las oportunidades y alcanzar su potencial como ser humano universal y particular, donde el único fin es el desarrollo de su sociedad y la sustentabilidad de sus ideales como sociedad.

Referencias bibliográficas:

  1. Cárdenas M. Revisión bibliográfica de Moray. [Internet]. Archivo fotográfico. MATER. 2020 [citado el 27 de marzo de 2021]. Disponible en: https://materiniciativa.com/revision-bibliografica-de-moray/
  2. Duviols, P. La interpretación del dibujo de Pachacuti-Yamqui In: Saberes y memorias en los Andes: In memoriam Thierry Saignes [Internet]. Paris: Éditions de l’IHEAL, 1997 [citado el 27 de marzo de 2021]. Pp. 101-123. Disponible en: https://books.openedition.org/iheal/806?lang=es
  3. Agencia Visitar Machupicchu. Los andenes: base de la gran arquitectura de Machu Picchu. [Internet]. Archivo fotográfico. 2017. [citado el 26 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.visitarmachupicchu.com/los-andenes-base-de-la-gran-arquitectura-de-machu-picchu/
  4. Agencia Machupicchu Terra. El sitio arqueológico de Ollantaytambo en el Valle Sagrado. [Internet], Archivo fotográfico. 2021 [citado el 25 de marzo de 2021]. Disponible en: https://www.boletomachupicchu.com/ruinas-de-ollantaytambo/
  5. di Salvia, D. Contribución a la ontología animista andina: funciones, poderes y figuras en los cultos telúricos de los Andes sur peruanos. [Internet] Revista Española De Antropología Americana. 2017 [citado el 23 de marzo de 2021]: 46, pp. 97- 116. Disponible en: https://doi.org/10.5209/REAA.58289
  6. González T, González M. Del encuentro colonial a los encuentros

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *