Ciencia y Tecnología vs Política – Dejando de lado la competitividad

Por: Gisell Stephany Vilchez Torres

 

Agosto 1, 2020

Diariamente, se discuten sobre las carreras o profesiones que existen, ya sea en una reunión de exalumnos o una simple conversación con el familiar que acabará el colegio: ¿Dedicarse a la ciencia y tecnología es mejor que dedicarse a otras áreas? Corriendo el riesgo de herir el ego de las personas que afirmaron la pregunta: No.  ¿Graduarme en humanidades me convertirá automáticamente en un ser superior? Nuevamente, la respuesta es no.

José Cervera (1) analiza las diferencias entre las dos áreas; la política no siempre toma decisiones basadas en datos y raciocinio ya que toma en cuenta factores humanos. Por otro lado, la ciencia siempre buscará basarse en la objetividad. Esta pequeña pero significativa diferencia divide entre lo que la política quiere y lo que la ciencia sabe.

Max Weber (2) en su libro “El político y el científico” reflexiona sobre las 3 virtudes que definen a un político: la pasión, la responsabilidad y la mesura, es decir, dos virtudes racionales y una irracional, considerándolo, entonces, como un ser que debe equilibrarlas. En cambio, un científico debe apegarse a la racionalidad e intelectualización ya que los valores no deben interferir en los hechos.

Por las razones expuestas y otras que los lectores pueden investigar, afirmamos que ser parte de la ciencia es muy diferente a ser parte de humanidades. Cada área tiene habilidades e intereses diferentes, es decir, son incomparables, mas no, incompatibles.

En el contexto actual que vivimos, la política se encarga de promulgar leyes, aplicar toques de queda, repartir subsidios, entre otras cosas. La ciencia a la que nos referimos se centra en el campo de salud trabajando para ayudar a los casos confirmados de Coronavirus a nivel mundial. Obviamente, tiene que haber un trabajo conjunto para evitar la desinformación sobre las antenas 5G, los murciélagos o el consumo de dióxido de cloro por parte de un médico en Perú para prevenir el contagio de Covid-19 y financiamiento por parte de los gobiernos hacia las investigaciones científicas a cargo de instituciones públicas.

Esto último podemos saberlo gracias al indicador I+D. Este se refiere al Gasto en Investigación y Desarrollo de un país o empresa, expresado en porcentaje de su PBI respectivo. The Global Economy (3) publicó el promedio mundial para el 2018 fue de 0.42%, además, sabemos que el país que más invirtió en Investigación y Desarrollo fue Canadá y el que menos invirtió fue Kuwait.

Una información más actual la obtenemos de Paul Heney (4) quien nos dice que para el año 2020, se espera un considerable aumento en las inversiones mundiales: 2.7% o 64 mil millones sobre lo invertido en el 2019. En el top 40 de los países que más invierten en su I+D, el primer puesto se lo lleva Estados Unidos, seguido muy de cerca por China.

Figura 1: Top 10 global de I + D desde 2018 al 2020. (4)

Gracias a la Figura 1 podemos apreciar un aumento en el I+D, en inglés: R&D, del 2018 al 2020 en la mayoría de los países, esto puede ser debido a la pandemia en la que vivimos, necesitamos respuestas y una posible vacuna para frenar a este silencioso pero mortal enemigo. De haberse tenido la inversión del 2020 en el año 2018, tendríamos tecnología capaz de ayudarnos puesto que la forma de detectar el virus sería más rápida. No deberíamos esperar una situación crítica para empezar a tomar interés en la inversión a investigaciones.

La ciencia también tiene sus fallos, Cecilia Rikap y Judith Naidorf (5) afirman que en Latinoamérica las principales instituciones que producen conocimiento son las universidades nacionales, esto se debe a sus capacidades investigadoras y a la reducida I + D realizada y financiada por empresas privadas que al final se quedarán con las ganancias realizadas dependiendo del acuerdo previo. La mercantilización y privatización latinoamericana del conocimiento engloba el reconocimiento de autorización, patentar resultados y cláusulas de confidencialidad entre inversores privados e instituciones públicas, este último limita la libre circulación de información, reduce la elección de temas de investigación al no ser “rentables” para la empresa y la valoración del trabajo académico siguiendo criterios empresariales.

Un ejemplo de la preferencia de la rentabilidad económica por encima de la investigación y el progreso de la sociedad nos lo da Cristina Lucio (6) al informar sobre el abandono de la industria farmacéutica a un proyecto de investigación sobre anticonceptivos hormonales para hombres por no ser un buen negocio. Cabe mencionar que los efectos secundarios de estos métodos anticonceptivos existen tanto para las mujeres y los hombres que deciden cuidar su salud sexual; sin embargo, pareciera que esto se sigue viendo como una cosa de mujeres.

De haberse dejado de lado la rentabilidad, la sociedad tendría a su disposición métodos anticonceptivos para las mujeres y los hombres de esta manera, se reduciría las probabilidades de un embarazo no deseado. Entonces, decimos que la sociedad debe estar más consciente del tema y exigir esta investigación para mejorar su desarrollo, ¿Cómo hacerlo si existe la privatización del conocimiento? Por ello, concordamos con Evelyn Salazar (7) quien enfatiza la importancia de tener a una sociedad activa en la toma de decisiones sobre temas científicos en lugar de tener un grupo de personas espectadoras de estas decisiones al no ser consideradas capaces de dar su opinión.

La competitividad entre la ciencia y tecnología con la política se debe dejar de lado y enforcarla en una complementariedad. Actualmente, no existe la total independencia de las áreas, ello lo podemos comprobar fácilmente en el contexto peruano; CONCYTEC (8) (Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica) lanzó una plataforma para fomentar la ciencia, tecnología, ingeniería y matemática en niños, niñas y adolescentes, esto es una clara intervención política en el campo de la ciencia puesto que alienta a la nueva generación a acercarse a este mundo de investigaciones científicas aún si existe una interrupción mundial de la educación. Además, Alonso Rivas (9), comenta que el Comité Ejecutivo Nacional del Colegio Médico del Perú (CMP) se reunión con el presidente de la Mancomunidad de Lima Centro, Alberto Tejada, con la finalidad de articular estrategias que evite la expansión de la pandemia, esto, queridos lectores, es una prueba de la constante comunicación que debe existir entre estas dos áreas para una sociedad mejor informada y capaz de tomar decisiones; ni la ciencia y tecnología tiene una máscara apolítica ni la política está libre de la ciencia y tecnología.

Referencias Bibliográficas:

  1. Cervera J. Ciencia y política: el papel de la verdad. Cuaderno de Cultura Científica [Internet]. 2017 [citado 02 Julio 2020]. Disponible en: https://culturacientifica.com/2017/05/11/ciencia-politica-papel-la-verdad/
  2. Weber, M. El político y el científico. Programa de Redes Informáticas y Productivas de la Universidad Nacional de General San Martín (UNSAM). Disponible en: http://www.hacer.org/pdf/WEBER.pdf
  3. The Global Economy [Internet]. 2018 [actualizado 2018; citado 02 Julio 2020]. Disponible en: https://es.theglobaleconomy.com/rankings/research_and_development/
  4. Heney, P. Global R&D investments unabated in spending growth. R&D WORLD. [Internet] 2020. [citado 03 Julio 2020]. Disponible en: https://www.rdworldonline.com/global-rd-investments-unabated-in-spending-growth/
  5. Rikap, C., Naidorf, J. Ciencia privatizada en América Latina. Fundación Dialnet. [Internet] Enero 2020. [citado 07 Julio 2020]. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7320837
  6. Lucio, G. Anticonceptivos masculinos: por qué no hay píldoras “antibaby” para hombres. PAPEL. [Internet]. 09 Enero 2019. [citado 07 Julio 2020]. Disponible en: https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/01/09/5c34d55c21efa0fa078b45f3.html
  7. Salazar, E. La ciencia como parte de la cultura. En: Recursos digitales para la divulgación de la ciencia. Perú: Universidad Nacional de Ingeniería; 2020.
  8. El Concytec lanza plataforma para fomentar Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en niños y adolescentes. [Internet]. 14 Abril 2020. [citado 07 Julio 2020]. Disponible en: http://eureka.concytec.gob.pe/el-concytec-lanza-plataforma-para-fomentar-ciencia-tecnologia-ingenieria-y-matematica-en-ninos-y-adolescentes/
  9. Rivas, A. Colegio Médico del Perú se reunió con presidente de Mancomunidad de Lima Centro. [Internet] 28 Abril 2020. [citado 07 Julio 2020] Disponible en: https://www.cmp.org.pe/colegio-medico-del-peru-se-reunio-con-presidente-de-mancomunidad-de-lima-centro/

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *