DE LA PUCP A COLORADO SCHOOL OF MINES: INTERCAMBIO ESTUDIANTIL DE DANIEL PÁRRAGA

Por: Raúl Berrospi

Diciembre 5, 2020
Intercambios

“… Una experiencia única en la vida, en la que podrás vivir situaciones que no podrías vivir de otra manera»

Plaza del campus de la universidad, Golden - Colorado USA. Fuente: Colorado School of Mines Flickr.

Un intercambio estudiantil puede ser una experiencia muy reconfortante para todo estudiante que busque expandir sus horizontes intelectuales, conocer otro campus universitario, hallar nuevas amistades y descubrir un buen número de posibilidades en su campo laboral gracias a las nuevas perspectivas que pueda notar en la universidad que visita. Tal es el caso de Daniel Párraga, estudiante de pregrado en la carrera de ingeniería de minas de la Pontificia Universidad católica del Perú (PUCP), quien nos cuenta un poco sobre su experiencia en el programa de intercambio estudiantil en el marco del convenio entre la PUCP y la Colorado School of Mines (Mines).

Antes de saber más sobre las vivencias de Daniel, es necesario acotar que los programas de intercambios, pasantías, visitas de docentes entre universidades siempre están en el marco de convenios institucionales que buscan e incentivan la apertura de nuevas experiencias entre los actores académicos a favor de la comunicación entre pares. En ese sentido la PUCP ofrece un buen número de universidades donde sus estudiantes puedan optar por realizar sus intercambios y cada vez van fortaleciendo sus programas (https://internacionalizacion.pucp.edu.pe/programa-estudiante/colorado-school-of-mines/). Así mismo, Mines posee también convenios con universidades públicas peruanas, como son la Universidad Nacional San Agustín (Arequipa) y la Universidad Nacional de Ingeniería (Lima) que se van afianzando por cada experiencia colateral.

Colina aledaña al campus con el emblema de la universidad. Fuente: Colorado School of Mines Flickr.

Otra consideración importante del caso de Daniel es que su intercambio fue afectado por la COVID-19 en su último mes de clases, pero gracias a las facilidades de la universidad, llegó a concluir satisfactoriamente su ciclo de verano en Mines y logró regresar a Lima gracias a un vuelo humanitario de parte del consulado de Denver

  • ¿Qué te impactó de allá?

DP: Lo que más me impactó fue la cultura que existe allá respecto a estudiar en la universidad. Todos o casi todos los universitarios viven solos o con amigos, y casi nadie vive aún en casa de sus padres. También me gustó bastante la forma de ser y enseñar de los profesores, pues allá los docentes interactúan con más frecuencia con los alumnos fuera de las clases. Todos los profesores que tuve eran bastante preocupados por los alumnos en todo sentido, daban bastantes facilidades para los alumnos en caso de tener un problema, les gustaba conversar con los alumnos sobre cómo les estaba yendo y estaban siempre dispuestos a recibir cualquier consulta de manera presencial en el campus o por correo. Además, luego del inicio de las clases virtuales en marzo por la pandemia, los profesores siempre estuvieron atentos a cualquier necesidad y consulta de los alumnos, y pusieron todo su empeño en poder enseñarnos los cursos sin que la calidad se vea afectada.

  • ¿Cuál fue tu motivación o impulso para irte de intercambio?

DP: Mi mayor motivación fue vivir la experiencia de poder estudiar fuera del país y elegí Colorado School of Mines por varias referencias de mis profesores en PUCP acerca de que es la mejor universidad para poder estudiar Ingeniería de Minas. También otra motivación que tuve fue tener la experiencia de vivir solo. Cuando uno se va de intercambio no es solo a estudiar en otra universidad y conocer más gente, sino que también es asumir la responsabilidad de depender de uno mismo, estar al tanto de tu ropa, tu comida, etc., por lo que es una oportunidad que ayuda a madurar y a entender varias cosas.

  • ¿Cómo lograste ser seleccionado? ¿Cómo fue el proceso de admisión o convenio entre la PUCP y Mines?

DP: El proceso dentro de PUCP es bastante simple. Los requisitos para postular son tres: una carta de motivación, un certificado que acredite el conocimiento del idioma del país a donde se postula (en el caso de Estados Unidos, piden específicamente el TOEFL ITP) y una ficha de compromiso firmada por el padre/madre o responsable económico. Luego, la universidad selecciona a los alumnos que irán de intercambio, y el resto de los trámites se hacen con la universidad de destino. En mi caso, la Colorado School of Mines me pidió primero algunos datos, un certificado de notas que tuve que traducir y también tuve que realizar un pago para que me envíen, por correo físico desde allá, un documento necesario para poder pedir la VISA de Estados Unidos, el DS-2019. Luego de eso, solo tenía que ir a la Embajada de EE. UU. para el trámite de la VISA y comprar el pasaje para viajar luego de que me acepten.

Poleras universitarias. Fuente: Flickr.

¿Qué aconsejarías a estudiantes como tú para lanzarse a viajar por intercambio estudiantil?

DP: Si participar en un intercambio estudiantil está dentro de tus posibilidades, mi mejor consejo es intentarlo. Arriésgate, es una experiencia única en la vida, en la que podrás vivir situaciones que no podrías vivir de otra manera. Toda la experiencia, desde salir de tu ciudad hasta que regresas, es algo que te cambiará la vida, te permitirá adquirir nuevos conocimientos, hacer nuevos amigos e incluso, como yo, te convencerá de intentar estudiar una maestría.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *