ECOSISTEMAS DEGRADADOS MUCHO MÁS QUE SEMBRAR ÁRBOLES

Por: Marjhory Ayling Quiñones Pastor

 

Octubre 1, 2020
Figura 1. zonas degradadas necesitan más que solo reforestación.

Probablemente si tomásemos como referencia esta imagen y se lo mostrásemos a alguien más, este nos diría que se trata de una zona degradada o algo similar,lo cual podría ser una opinión compartida por muchos más y totalmente evidente. Pero si a continuación se le preguntara acerca de acciones a realizar para revertir dicho escenario, lo más seguro es que nos toparíamos con la clásica respuesta: “Plantar árboles”.
Es cierto que los bosques y su amplia capacidad arbórea están fuertemente relacionados a los ecosistemas puesto que involucra una amplia gama de bienes y servicios a la sociedad, además de contribuir con la conservación de suelos, fauna etc. y de manera general ayuda a mitigar los estragos del cambio climático, sin embargo, no se debe confundir en creer que restaurar ecosistemas es sinónimo de plantar árboles.
Antes cabe resaltar el entendimiento que se tiene a cerca de un ecosistema degradado, según El Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) es un “Ecosistema que ha sufrido la pérdida total o parcial de sus componentes esenciales, lo que altera su estructura y funcionamiento, y disminuye, por tanto, su capacidad de proveer bienes y servicios”. Es decir esta degradación puede ocurrir de diferentes maneras y pone en manifiesto lo antes expuesto mediante la disminución de riquezas de los ecosistemas así como en su diversidad biológica a causa de la sobreexplotacion de recursos (agricultura y pastoreo intensivo, minería etc.) la deforestación o quema indiscriminada de bosques, etc. Generando asi la afectación de miles de especies autoctonas y/o migratorias, erosión de los suelos tornándolos mas inestables y resulta paradójico mencionar que también nosotros somos los mayores afectados.
Sin embargo, hay formas de revertir estos daños en los ecosistemas degradados antes de que sea irremediable o tome más tiempo de lo necesario a través, de la recuperación de los mismos con el propósito de retomar su trayectoria ecológica, conservar la diversidad biológica y restablecer su funcionalidad, como lo es la restauración de ecosistemas, que según expertos tiene mayor implicancia que el hecho de una “plantación arborea” o reforestación.

a4
Fuente: Twitter

Para Manuel Guariguata, científico principal del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR) “La restauración va mucho más allá de plantar árboles. Después de plantar vienen décadas para la restauración, épocas en las que no se miden los resultados. En 2019, Etiopía plantó 350 millones de árboles en un día, un récord a nivel mundial de la sociedad civil pero que no se sabe lo que pasará con esas siembras en los próximos 10 años”.
Tomó como ejemplo también el caso en Sri Lanka, mencionó que después del tsunami de 2004 en ese lugar se sembró 1.200 hectáreas de manglares “de las cuales hoy sólo sobreviven 200 hectáreas. 54% de los intentos de siembra resultaron un fracaso total, una acción en la que se invirtieron 13 millones de dólares. Esto no funcionó porque fueron plantados en sitios que no eran aptos” enfatizó.
Según el Instituto de Ecología (INECOL) la restauración está orientada a la devolucion de un ecosistema (bosques, etc.) a su estado original mediante la recuperación completa de las funciones, condiciones y procesos ecológicos, así como la estructura de la comunidad biótica que
ha sido degradado y generalmente se hace con especies originarias o nativas porque están adaptadas a las condiciones ambientales donde pretende introducir. En cambio la reforestación, usualmente se realiza con especies de alto valor económico, de crecimiento rápido y generalmente exóticas. Posteriormente, luego de reforestar el área, esta vuelve a ser deforestada debido al aprovechamiento de sus recursos generando asi un circulo que no permite la recuperación de su funcionalidad. Además, las plantaciones se hacen con unas cuantas especies las cuales ocasionan paisajes homogéneos que son susceptibles al ataque de plagas etc. Si bien ambas están estrechamente relacionadas, la reforestación no es determinante para la restauración ecológica puesto que ambos tienen objetivos de diferente alcance. Sin embargo, ambos se dan en escenarios en los que la degradación de ecosistemas ha ocasionado daños medioambientales y tienen como finalidad, fortalecer su resiliencia.
Para la Organización ambiental WWF las plantaciones arbóreas son una técnica de restauración forestal que pretenden restablecer una cubierta vegetal pero la restauración ecológica supone ir más allá de eso ya que se incluye otras consideraciones a tomar en cuenta para la recuperación de un ecosistema degradado. Además, hizo hincapié que en el caso de los bosques “la restauración se ha entendido tradicionalmente como una reforestación” todo ello tras el análisis que conllevó el trabajo de comunidades; refieren: “hemos visto que la mayoría de los proyectos de restauración son meras plantaciones de árboles, y muchas veces de una
única especie. Esta vieja receta no sirve si lo que queremos es recuperar un ecosistema sano, diverso, que cumpla sus funciones ecológicas y pueda adaptarse mejor frente a impactos como los incendios o el cambio climático”.

a2
En consecuencia, la WWF elaboró los pasos para hacer una restauración ecológica:
a3
Figura 2. Restauración ecológica por la WWF. Fuente: WWF

Ahora que comprendimos de que va cada práctica mencionada, con objetivos particulares entre sí, pero, que apuntan hacia un mismo bien común en el intento de subsanar los daños generados por los hombres, tal vez debemos ser más conscientes de que al final todo siempre depende de nosotros. Se podría apostar por la restauración ecológica tal y como se sugiere con un enfoque integral en todo lo que ello implica, pero quizá hay algo más importante que podemos hacer por nosotros y la naturaleza: Es pensar antes de actuar o cuestionarnos de cara al futuro que nos depara si no preservamos nuestros ecosistemas y recursos.

Referencias Bibliográficas

1. Importancia de los bosques [Internet]. Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI). 2020 [citado 14 agosto 2020]. Disponible en: https://www.minagri.gob.pe/portal/462-semana-nacional-forestal/9828-importancia-de-los-bosques 
2. Sembrar árboles no significa restaurar ecosistemas degradados [Internet]. Semana sostenible. 2020 [citado 16 agosto 2020]. Disponible en: https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/sembrar-arboles-no-significa-restaurar-ecosistemas-degradados/52763
3. Restauración ecológica [Internet]. WWF. 2020 [citado 16 agosto 2020]. Disponible en: https://www.wwf.es/nuestro_trabajo/bosques/restauracion_de_bosques/
4. Problemas relacionados con la degradación del ecosistema [Internet]. Procuenca San Juan. 2004 [citado 29 agosto 2020]. Disponible en: http://www.oas.org/sanjuan/defaultesp.html
5. Lineamientos para la restauración de ecosistemas forestales y otros
ecosistemas de vegetación silvestre [Internet]. 1.ª ed. Lima; 2018 [citado 29 agosto 2020]. Disponible en: https://www.minem.gob.pe/minem/archivos/R_D_E%20N_%20083-2018-MINAGRI-SERFOR-DE.PDF
6. ¿Reforestar o restaurar ecosistemas? [Internet]. Instituto de Ecología INECOL. 2020 [citado 29 agosto 2020]. Disponible en: https://www.inecol.mx/inecol/index.php/es/ct-menu-item-25/ct-menu-item-27/17-ciencia-hoy/1121-reforestar-o-restaurar-ecosistemas

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *