Entomofagia: ¿Los insectos serán la salvación a la crisis alimentaria?

Por: Uriel Torres Zevallos

Febrero 23, 2021
Figura 1. Insectos con mayor frecuencia de consumo. Izquierda: Gusano de la harina (Tenebrio molitor). Centro: Suri (Rhynchophorus palmarum). Derecha: Grillos (Acheta domesticus)

Crisis alimentaria: Demografía y cambio climático

En los años 1970, el tamaño de la población era la mitad de lo que es hoy; actualmente la Tierra alberga cerca de 7 840 000 000 personas (1), no obstante solo representamos un 0.4% de la totalidad de animales (2), pese a ello, la especie humana tiene un sistema alimentario insostenible, la intensa presión sobre los suelos mediante el fomento de monocultivos a gran escala está generando un cambio en el uso de los suelos, lo cual conlleva a la reconfiguración de la calidad y régimen hídrico.

Por otra parte, la industria ganadera considerada como una de las mayores fuentes de emisión de gases de efecto invernadero (metano) demanda una alta proporción de los recursos de agua (3). El reflejo del cambio climático manifestado en sequías y procesos de desertificación que avanzan hasta 10 km cada año (4), se vuelven un desafío para las generaciones venideras, frente a ello, los insectos se constituyen como una fuente proteica  sostenible, versátil para su producción, además de ser uno de los grupos de invertebrados con mayor diversidad en la Tierra.

Insectos: Fuente proteica sostenible con el planeta

Los insectos comprenden organismos invertebrados con diversidad de formas de vida, colores, y para nuestro contexto, sabores; Jongema (5) estima que cerca de 2000 especies de insectos son consumidos por el humano, o han formado parte de la gastronomía de nuestros antepasados; el 31% de estos, se constituyen por los Coleoptera (escarabajos o larvas de escarabajos) (Figura 1), en este grupo se ubica el famoso “suri” (Rhynchophorus palmarum), sus larvas habitan dentro de las árboles de palma como en el aguaje (Mauritia flexuosa); el coleóptero Tenebrio molitor, ha permitido el desarrollo de industrias vinculadas a su producción a gran escala alcanzando valores hasta de 200 toneladas/año (6), no solo para alimentación animal, sino también para humanos por su elevado contenido proteico (46-54%), su forma de consumo es mediante harinas, larvas vivas y/o deshidratadas.

Figura 2. Frecuencia relativa de consumo según diferentes órdenes de insectos. Elaboración propia. Datos extraídos de Van Huis (2020).

Los insectos no solo proporcionan una fuente proteica sostenible, también permiten una adecuada salud de las personas. Se ha encontrado un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados (MUFA) y poliinsaturados (PUFA), además de Fe, Zn, biotina, ácido pantoténico y fólico (7), los aminoácidos esenciales como lisina, metionina, valina, entre otros (3). 

El intestino de los insectos es inmunológicamente activo, en consecuencia, es capaz de producir péptidos antimicrobianos frente a patógenos, por lo que, el consumo de insectos criados en condiciones de inocuidad no ha generado enfermedad o patogenicidad. Asimismo, recientemente se ha encontrado que el consumo de insectos puede tener efectos prebióticos y probióticos, coadyuvando al mejoramiento de la salud intestinal, Komi et al. (8) manifiestan que la quitina presente en el exoesqueleto de los insectos podría ser la respuesta a tal efecto, además resalta que los derivados de la quitina y sus metabolitos podrían tener propiedades antioxidantes, anticancerígenas y antiinflamatorias. 

El periodo promedio del ciclo de vida de los animales vinculados a la ganadería, es de 10 meses, mientras que el ciclo de vida de los insectos se desarrolla en un periodo que varía en función de la especie, entre 1 mes (Hermetia illucens) a 5 meses (Tenebrio molitor), además la huella hídrica para producir 1kg de carne de res es de 15 500 litros de agua, los insectos requieren menos de una tercera parte para producirlo. Por último, el cultivo de insectos requiere mucha menos tierra y energía que las formas de proteína animal más consumidas (9).

 

Neofobia alimentaria: El gran reto 

La tendencia actual emergente basada en una proporción cada vez mayor de fuentes de energías renovables sitúan a la entomofagia como una fuente renovable de energía alimentaria para el futuro (9); sin embargo, el reto de generar consumidores afines a los insectos se vuelve el mayor desafío, si se hace una revisión desde un enfoque antropológico, la cercanía de los insectos a los humanos fueron detentando una catalogación a organismos “plaga”, a veces benéficos, otras no, formaron parte de la cultura de etnias vinculadas a los trópicos, en los que su uso se volvió frecuente. No obstante, en la actualidad, gran porcentaje de la población sufre de neofobia alimentaria, lo cual significa una repulsión a alimentos nuevos, por lo que es necesario una concienciación global de la problemática ambiental; la crisis alimentaria justifica la necesidad de mirar hacia alimentos sostenibles que cumplan los requerimientos nutricionales, y eliminen las brechas de desigualdad social. 

Bibliografía

  1. Organization United Nations (ONU). Revision of World Population Prospects [Internet] 2019. [citado el 30 de enero de 2021]. Disponible en: https://population.un.org/wpp/ 

  2. Bar-On YM, Phillips R, & Milo, R. The biomass distribution on Earth. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2018; 115(25): 6506-6511. Disponible en: https://doi.org/10.1073/pnas.1711842115 

  3. Hawkey KJ, Lopez-Viso C, Brameld, JM, Parr T, & Salter, AM. Insects: A potential source of protein and other nutrients for feed and food. Annual Review of Animal Biosciences. 2021; 9: 8.1-8.22. Disponible en: https://doi.org/10.1146/annurev-animal-021419-083930 

  4. Voiculeţ A, Pănoiu L. Food Crisis-Global Priority. Ovidius University Annals, Economic Sciences Series. 2020; 20(1): 232-236. Disponible en: https://EconPapers.repec.org/RePEc:ovi:oviste:v:xx:y:2020:i:1:p:232-236 

  5. Jongema Y. List of edible insect species of the world. Laboratory of Entomology, Wageningen University, The Netherlands. [Internet] 2017. [citado el 28 de enero de 2021]. Disponible en: https://www.wur.nl/en/Research-Results/Chair-groups/Plant-Sciences/Laboratory-of-Entomology/Edible-insects/Worldwide-species-list.htm .   Accedido 25 de enero de 2021.  

  6. FAO. Edible insects—future prospects for food and feed security. FAO forestry paper. 2013; 171. Food and Agriculture Organization of the United Nations, Rome

  7. Van Huis A. Prospects of insects as food and feed. Organic Agriculture. 2020. 4: 1-8. Disponible en: https://doi.org/10.1007/s13165-020-00290-7 

  8. Komi DEA, Sharma L, Dela Cruz CS. Chitin and its effects on inflammatory and immune responses. Clin. Rev. Allergy Immunol. 2018: 54: 213-223. Disponible en: https://doi.org/10.1007/s12016-017-8600-0 

  9. Premalatha M, Abbasi T, Abbasi T, & Abbasi, SA. Energy-efficient food production to reduce global warming and ecodegradation: The use of edible insects. Renewable and sustainable energy reviews. 2011; 15(9): 4357-4360. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.rser.2011.07.115

     

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *