Biodiversidad en tiempos de COVID

Por: Shaloom Yeamy Salas Escarcena

Julio 11, 2020

Ing. Luis Antonio Tovar

Investigador y profesor asociado a la Facultad de Ciencias Forestales de la UNALM, ha escrito diversos artículos y libros sobre pérdida de biodiversidad, perspectivas, situación actual de las áreas naturales en América Latina, caza y consumo de fauna silvestre, endemismo de plantas y animales y conservación de Cuencas en la Amazonía para revistas como Xilema, BMC Ecology, Ecología Aplicada.

Fuente: Directorio de Recursos Humanos – CONCYTEC

¿Qué factores son los que amenazan la biodiversidad?

Un primer factor es la deforestación y el cambio de uso de la tierra en aquellos suelos que no pueden soportar la minería, ganadería o agricultura. El cambio de uso no es malo, el problema es cuando se da en un lugar inadecuado
Un segundo factor es la sobreexplotación de recursos, presionando a unas pocas especies como determinadas maderas, peces o animales que producen carne silvestre. Uno se concentra en pocas especies y las explota. 
Es fácil decir “diversifica”, pero la gente no tiene las herramientas adecuadas para aprovechar todo el bosque. Es una ilusión que se espera resolver para las futuras generaciones, que la gente pueda aprovechar los recursos sin menoscabar su capacidad de recuperación.

Otro factor es la contaminación, por ejemplo, del agua donde abunda el micro plástico. También esta la contaminación minera, muchas de las minas no han tenido ningún control durante años dejando muchos pasivos mineros y ambientales.

Por último, están las especies exóticas invasoras, que están por todos lados y son un problema tremendo. Hay cientos de especies exóticas, pero unas pocas de ellas como la trucha, liebre europea (introducida en Chile Y Argentina) que se ha ido expandiendo naturalmente y está en regiones como Ayacucho, Cuzco, Puno, Moquegua, Arequipa; termina resultando voraz, pues entra a las chacras y malogra los cultivos. Así mismo, está la rana toro americana, que devora cualquier animal pequeño como otros similares a ésta.

¿La biodiversidad puede funcionar como una barrera que nos proteja de la transmisión de patógenos provenientes de otras especies?

Puede ocurrir en varios sentidos, por ejemplo, áreas silvestres poco intervenidas que aíslan poblaciones humanas como los bosques de Centroamérica o la Amazonía que al no estar conectados por carretera mantienen a los humanos libres de contagio. Cuando se abre una carretera, es muy común que además de progreso, ingresen patógenos, parásitos y otros problemas trasladados a los seres humanos.

La vegetación de hecho puede ayudar a aislar, igual que el bosque. Específicamente en animales, los murciélagos y otras especies insectívoras controlan de manera muy eficaz a los vectores de enfermedades. Algunos especialistas estiman que un murciélago puede consumir hasta 1000 zancudos en una hora. Por otro lado, están las rapaces nocturnas que controlan roedores.

Es importante mencionar que cerca del 30% de las medicinas tienen componentes naturales, es decir, son directamente extraídas de plantas. Esta diversidad genera insumos para 1 de cada 3 medicinas. Tampoco se puede olvidar la contribución de los animales a la fabricación de nuevas medicinas.

Es común ver en la Amazonía la ingesta de fauna silvestre, principalmente en comunidades nativas ¿Cómo es que estas personas que están mucho más expuestas que las que habitan en ciudades reconocen o logran diferenciar aquello que sí es saludable y no les podría causar daño?

No creo que las reconozcan o distingan. Una diferencia fundamental entre la carne de res o cerdo que llega a las ciudades y la carne de animales silvestres que se caza en el campo es que la primera pasa por controles sanitarios, mientras que la carne silvestre no. Hay muchos parásitos en la carne de animales del monte, la gente a veces lo come sin cocinarlo lo suficiente y puede parasitarse.

De igual manera, por prueba y error, la gente del campo ha ido identificando aquellas especies que son beneficiosas. En el caso de las plantas, especies como el Ayahuasca tienen una historia de uso de miles de años; no cualquier nativo conoce los animales y plantas, este conocimiento se imparte de los chamanes o maestros y son ellos quienes pueden diferenciar a las especies que generen beneficios.

Actualmente se están promoviendo criaderos para el consumo de fauna en la selva, como el caso de lagartos, sajinos, etc. ¿La cría intensiva promovería una mayor susceptibilidad de estos animales a posibles enfermedades que perjudicarían al ser humano?

Primero, no todos los animales pueden ser criados en cautiverio, tardan mucho en crecer y engordar de modo que se invierten muchos recursos (alimentos, energía eléctrica, guardianía, veterinario, vitaminas o suplementos) y no siempre se recupera la inversión. Además, hay animales que no pueden estar encerrados juntos, es el caso de algunos mamíferos herbívoros como el majaz que al estar encerrados se hieren entre ellos.

Si las condiciones sanitarias y logísticas son inadecuadas pueden ocurrir contagios o accidentes en los criaderos. Por ejemplo, donde solo existe una fuente de agua, si uno de ellos presenta algún patógeno, estos animales se contagiarán muy rápido.

«Yo no apuesto por la zoocría sino por el manejo en libertad»

En condiciones adecuadas, se tiene mucho control sobre los parásitos pues hay biólogos y veterinarios que permiten evitar enfermedades tempranamente pero también implica inversión de recursos; no es tan fácil identificar enfermedades en animales silvestres por lo que es una de las limitaciones de la zoocría, ya que se requiere mucha información para poder criarlos con éxito. Hay personas que tienen zoocriaderos de ronsocos durante años y la población no crece por epidemias que reducen a la misma. Yo no apuesto por la zoocría sino por el manejo en libertad como los cotos de caza o el manejo comunal de fauna en lugares como Genaro Herrera

Sabiendo que el principal problema de los bosques es el cambio en el uso del suelo, en algunos países se está incitando a la creación de más parques y zonas protegidas para frenar la deforestación y pérdida de biodiversidad ¿Usted cree que este el enfoque adecuado?

Definitivamente es la estrategia más exitosa que se ha encontrado hasta este momento. Sin embargo, hemos llegado a un punto en que muchas autoridades y políticos no entienden porqué necesitamos más Áreas Protegidas, se deben presentar argumentos y justificaciones donde se diferencien y planteen muy bien los objetivos, lo que termina dificultando mucho más su creación.

«Se deben consolidar las áreas protegidas que ya tenemos y establecer áreas de prioridad donde se necesite como los Bosques Secos»

Actualmente, el presupuesto debe repartirse entre todas estas áreas ya existentes y segmentarse mucho más si es que se crean otras nuevas. Se deben consolidar las Áreas Protegidas que ya tenemos, pues algunas de estas no  tienen personal, manejo, ni tienen presupuesto. Nos enorgullecemos por lugares como el Manu, Tambopata, Pacaya Samiria, pero hay áreas protegidas que están siendo invisibilizadas pues no tienen capacidad para recibir turistas.
Por tanto, son dos tareas, por un lado, se busca establecer áreas con prioridad de conservación como pueden ser los bosques secos en la cuenca del Marañón o en la puna del sur, Moquegua, Tacna. Además, consolidar, fortalecer y planificar en las áreas ya existentes.

Si podemos demostrar que determinadas áreas protegidas proveen de agua para poblaciones en las cuencas bajas, o valorar determinados beneficios como los servicios ecosistémicos para algunas comunidades, ayudaría a que el Ministerio de Economía lo considere, pues es un tema de presupuesto ya que también hay un mal uso de este. Se debe asegurar la protección del personal que cuida estas áreas.

Los mercados son uno de los principales puntos de venta para la carne de monte ¿Cuál podría ser el manejo adecuado para la concientización en la ciudad?

Así como para le gente de la Costa el ceviche es importante, para las personas de la Amazonía, elementos como los huevos de taricaya, es parte de sus hábitos alimenticios.

La concientización va de la mano con campañas a través de la radio, televisión, afiches.  Se deben promover otras especies y diversificar la oferta para el comprador; esto requiere mucha inversión e intermediarios como el MINSA, MININTER, MINTRA.

Por un lado, es ilegal la comercialización de carne, pero los mismos sectores productivos son los que promueven estos alimentos.

Además de la carne para consumo humano, existen muchas tradiciones y rituales donde se cazan animales silvestres para luego comercializarlos. ¿Qué autoridades y/o instituciones deben ser las encargadas para frenar esta caza indiscriminada?

Debe ser tarea del SERFOR; los Ministerios y Gobiernos Regionales no tienen la capacidad logística o técnica para poder generar conciencia o educar a las comunidades en el tema de manejo de recursos. Las instituciones no ven a la academia como aliados, y esta es la que debería ser capaz de tener un centro de datos de biodiversidad; las universidades pondrían a los investigadores y los Gobiernos Regionales el presupuesto.

En relación con la pregunta anterior, ¿Cómo cree usted que se pueden cambiar estos hábitos de alimentación/ rituales/ costumbres para evitar un posible caso como el Coronavirus?

Es un tema de recursos y tiempo, ya que se debe conseguir aprovechar los recursos de manera más sostenible, así como cambiar las condiciones sanitarias de los mercados. En Perú no sería posible realizar fiscalización por un tema de presupuesto y recursos humanos.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *