LECCIONES QUE DEJA LA PANDEMIA EN EL SECTOR FARMACÉUTICO

Abril 18, 2021

Por: 

Annabel Molina Paucar

Annabel Molina Paucar

Clariza Ccaccro Lapa

Clariza Ccaccro Lapa

Dr. Mario Viñas Veliz

Químico Farmacéutico egresado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, especializado en Farmacia Hospitalaria. Presenta una Maestría en Administración de Servicios de Salud por la Universidad Nacional Federico Villarreal, un diplomado en Recursos Humanos por la Universidad Ricardo Palma y un curso de especialización en Contrataciones Públicas en la Universidad Continental. Egresado del Doctorado, Farmacia y Bioquímica, por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Actualmente se desempeña como profesor en la Universidad Peruana Cayetano Heredia y Jefe de Departamento de Farmacia en el Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins.

Fuente: Archivo personal.

La crisis de la Covid-19 ha demostrado las falencias del sistema en varios sectores como en la farmacia, ¿cuál fue el panorama en el área de la Farmacia Hospitalaria durante la crisis sanitaria?

El primer aspecto y creo más importante desde el punto de vista de farmacia fue la provisión de medicamentos. Por un lado, tenemos el escenario cuando empieza la pandemia de no saber exactamente qué hacer, ya que no había conocimientos científicos suficientes para el tratamiento de la enfermedad, lo cual se ha ido aprendiendo en el camino. La ventaja de que haya empezado de manera intensa en Asia (China) y que se haya propagado todo tan rápido allí y luego a Europa, generó una experiencia previa en cuanto al tratamiento. 

En los momentos más críticos, saber con qué medicamentos tratar y ante qué circunstancias fisiopatológicas que traía este virus debíamos enfrentar, ha sido todo un camino de experiencia. El no tener un protocolo de tratamiento a partir de ensayos clínicos que respalden la efectividad de algún medicamento; ante ese escenario, usar las experiencias de ciertos lugares y un poco de conocimientos que se tenía de los medicamentos utilizados in vitro, fue lo que nos hizo generar nuestros propios protocolos.

 

“En los momentos más críticos saber con qué medicamentos tratar  y ante qué circunstancias fisiopatológicas que traía este virus debíamos enfrentar, ha sido todo un camino de experiencia.

Por otro lado, el tema de medicamentos tiene que ver con la necesidad de intubar al paciente y el cuidado que necesitan en ese estado crítico por Covid-19 es una cama de cuidados intensivos, lo cual se fue saturando. Especialmente en la cresta de la ola del año pasado se quintuplicó el consumo de estos medicamentos y vuelve a suceder en esta nueva segunda ola. Esto es un reto para la farmacia, pero también para el área logística, porque había que comprar más y rápidamente y ante un mercado que no ha ofrecido todos los medicamentos necesarios a la vez.  Esta situación es similar en todos los países, porque hemos aumentado el nivel de consumo de este tipo de medicamentos, un poco más intenso para los estupefacientes como el fentanilo, que fue el primero del cual sufrimos escasez, también tuvimos problemas con los relajantes musculares como el rocuronio, pero hoy día sí lo tenemos abastecido. En el caso de midazolam hasta hoy seguimos con el problema, este es un medicamento que tiene ciertos requisitos para su importación y su fabricación local por ser un producto controlado.

Por el lado de la fuerza operativa, no hay servicio que no haya sido afectado. Luego con el aislamiento que da el gobierno para las personas vulnerables, la capacidad operativa de muchos servicios como de los farmacéuticos comenzó a bajar, eso también sumado al desconocimiento trajo momentos bastante difíciles; sin embargo, el 2020 nos enseñó todo eso, en esta oportunidad lo estamos manejando mejor. 

El tercer aspecto tiene que ver con el manejo del oxígeno, el año pasado los farmacéuticos no manejábamos el oxígeno, no teníamos realmente mayor contacto con su proceso de suministro, pero en algunos hospitales del Ministerio de Salud si lo manejaban o ya habían empezado a manejarlo. Lo digo porque el oxígeno desde hace algún tiempo ya está reconocido como un producto farmacéutico dentro del Petitorio Nacional y por lo tanto lo debería manejar la farmacia. En EsSalud esto recién se ha dado el año pasado, ha sido un vuelco para los farmacéuticos este nuevo reto y tema sobre el cual también estamos aprendiendo. 

Ahora el crecimiento de esta ola ha sido tan grande y mayor que el año pasado en cuanto a la necesidad del consumo de oxígeno, los proveedores no dan para más, recibimos todo lo que podemos. En el caso del Hospital Rebagliati tenemos una planta nueva con la cual estamos tratando de salir adelante ante la necesidad, entonces un poco de los retos de la farmacia hospitalaria entre otros tiene que ver con estos aspectos.

Debido al aislamiento las personas tuvieron dificultades para poder conseguir los medicamentos, ¿implementaron algún medio de comunicación para poder dispensar los medicamentos y comunicarse con los pacientes?

Si, ese es el otro frente de acción, el primero como dije, está relacionado con el tratamiento del paciente con Covid-19, pero el otro frente tenía que ver con el aislamiento de las personas. Desde el primer momento vimos que esto iba a traer complicaciones, porque los pacientes con sus enfermedades crónicas ya diagnosticadas y en tratamiento empezaban a tener dificultades para acceder al medicamento. Esto ya se complicaba no solo por el aislamiento social, sino por el propio funcionamiento de las farmacias; los primeros meses de la pandemia fueron sumamente complicados. 

Nosotros hemos creado dentro de un plan de Telefarmacia algunos programas, con los cuales hemos podido atender a la población. En primer lugar, creamos un servicio que se llama “Farmacia Rebagliati Delivery”, significa que nosotros complementamos a un trabajo que la institución venía haciendo llamada Farmacia Vecina, que es acercar el medicamento a una botica o farmacia cercana a la casa de los pacientes, pero nosotros como hospital lo que pretendíamos era que aquellos medicamentos que no puedan llevarse a una farmacia cercana, llevarlo a la misma casa del paciente. 

En el aspecto comunicacional hemos creado un programa que se llama “Call Center de Farmacia Rebagliati”, está manejado por farmacéuticos que están en aislamiento, consiste en responder en dos números telefónicos: uno se encarga de ver la disponibilidad del medicamento, así el paciente está al tanto del ingreso de su medicamento. El segundo número tiene que ver con el uso del medicamento, el paciente a veces necesita hacer la consulta sobre alguna reacción adversa o simplemente saber cómo conservar el medicamento, los farmacéuticos debemos responder al paciente y orientar en el buen uso del medicamento. Nosotros como hospital nacional tenemos pacientes que están en el interior del país que realizan la consulta de manera remota, cuando los medicamentos son especiales o no se encuentran en el centro asistencial de origen nosotros coordinamos de farmacia a farmacia para poder enviárselos y así facilitar el acceso al medicamento. De esta manera, hemos tratado de no descuidar los tratamientos de este otro grupo de pacientes.

“Farmacia Rebagliati Delivery” (Fuente: ANDINA/Difusión)

Afrontar eficazmente un problema demanda una mayor coordinación y cooperación entre todas las instituciones involucradas, en retrospectiva a la situación inicial de la pandemia, ¿qué se debería mejorar o cambiar en el área de la Farmacia Hospitalaria?

Al principio tuvimos varias bajas. Lo primero era tener el equipo completo, de lo contrario no vas a dar el servicio que se requiere, entonces contratamos a las personas que nos estaba faltando para hacer todas estas funciones que implica participar en el manejo de los EPP’s, seguridad del personal, manejo del oxígeno o de las entregas domiciliarias, incluso.

 

“Hay que prever que estos medicamentos no falten en el futuro inmediato y si hay que salir a comprar en el mercado internacional hay que hacerlo sin dudar.”

Lo segundo es un mejor nivel de coordinación de estos programas que no son manejados por nosotros, por ejemplo, el programa Farmacia Vecina, lamentablemente la coordinación no es la ideal, y eso nos ha traído muchos reclamos e insatisfacciones de los asegurados. En tercer lugar, la coordinación sobre el suministro tanto con el nivel central como las compras nacionales como las que hace Cenares en el MINSA, ya que ante el desabastecimiento tienen que haber otros escenarios, si el productor local o nacional no se da abasto como ha sucedido en algún momento, hay que buscar medicamentos fuera del país, porque si a un paciente en UCI le falta alguno de estos medicamentos definitivamente habrá problemas. Hay que prever que estos medicamentos no falten en el futuro inmediato y si hay que salir a comprar en el mercado internacional hay que hacerlo sin dudar, son cosas que el año pasado no se hicieron. Esto también influye con el MINSA, en el más alto nivel deberían hacerse esfuerzos de coordinación intersectorial para que esto funcione.

La preocupación por la salud toma un papel importante en la población. Durante la crisis sanitaria hubo una gran demanda de ciertos medicamentos; sin embargo, la problemática que se evidenció fue el incremento del consumo de los medicamentos sin una prescripción médica, ¿cuáles son las consecuencias de la automedicación?

Si se hubiera tenido las respuestas a las preguntas terapéuticas, no se hubiera dado una situación como la que hemos vivido. La población se atemorizó, el Ministerio de Salud publica tratamientos sin el suficiente sustento, pero razonablemente hecho, porque estábamos en una situación difícil, sin el conocimiento, y la población por el temor a la muerte, a la enfermedad, obviamente sale a buscar lo que puede, entonces se entiende la situación. Ahora el conocimiento se comienza a generar, los estudios comienzan a evolucionar, a dar resultados y conforme iba pasando el tiempo los primeros medicamentos que usábamos como la hidroxicloroquina, no cumplían con lo que se esperaba de ellos, por lo tanto, se han ido modificando los tratamientos.

Los pacientes no deben automedicarse porque simplemente no conocen los riesgos en su conjunto que tiene un medicamento, todo medicamento por más sano que parezca, por ejemplo, uno de los más usados es el paracetamol que es uno de los más nobles, tiene sus reacciones adversas; consumirlos en dosis mayores a lo que se debería o por un tiempo prolongado podría traer algunos problemas serios. No hay medicamento inocuo y eso es lo que la población ignora, simplemente lo consume porque se lo recomendó un amigo o un vecino.

“Todo medicamento por más sano que parezca tiene sus reacciones adversas.”

Hay medicamentos de venta libre, pero esto es lo que nosotros promovemos: que sean por recomendación farmacéutica, que un profesional que está en un establecimiento farmacéutico se lo recomiende, porque esa recomendación va a estar enmarcada en un tema de posología, frecuencia y vía de administración correcta. Los demás medicamentos si están bajo una condición de venta bajo prescripción médica es porque se requiere que un profesional médico haga la evaluación completa del caso y sepan en qué condiciones o no usar el medicamento, eso es lo lógico. 

La pandemia lo que ha hecho es generar tanto temor, que la gente no espera y a veces no tiene acceso al servicio médico, entonces sale a buscar lo que pueda o lo que ha visto que ha funcionado en otra persona; no obstante, no siempre lo que funciona en uno funciona en el resto, salvo que tengan los ensayos clínicos, estudios suficientes, como ya hemos visto y dicho en este caso no lo teníamos todo. Es mejor decirle a la población que no se automedique, si requiere algo tiene que acudir al profesional, y si no tiene acceso al personal médico, acudir a la farmacia y buscar al farmacéutico, preguntarle y él sabrá que recomendarle, si está a su alcance lo hará, de lo contrario lo derivará al centro médico dependiendo de la situación.

Con respecto a la Covid-19 en los medios de comunicación y redes sociales encontramos mucha información; sin embargo, un gran porcentaje son noticias falsas que promueven la desinformación, ¿qué opina de los fake news que atentan contra la salud pública?

Los fake news están en todos los campos. La pandemia también se ha encargado de que mucha gente que no tiene algo mejor que hacer se dediquen a generar esta información, porque alguien que se hace famoso por las redes sociales podría obtener alguna ganancia al respecto, pero eso es lamentable, pienso que en el tema de la salud las cosas no se pueden hacer a la ligera. A veces nosotros pensamos que deberíamos también promover  la difusión de la información científica, traducir en el lenguaje más sencillo para llegar a la población, pero  eso requiere tiempo, normalmente los que estamos en la primera línea de batalla como le llamamos, no tenemos tiempo para hacerlo; sin embargo, si veo que es una necesidad ante tantas cosas que uno escucha y no son ciertas, generan caos y desorientación en la población, creo que habría que articular para que esas noticias sean realmente científicas con algún mecanismo de coordinación y financiamiento, creo que eso sería una alternativa para contrarrestar.

El 6 de marzo del 2020 fue una de las fechas más importantes para nuestro país, en ese día se reportó al paciente cero con COVID-19 en el Perú y desde entonces se han tomado medidas adoptadas por la población que difiere de lo consuetudinario, ¿cómo fue el proceso de adaptación del sector salud cuando se reportó el primer caso de Covid-19?

 

 

“Todo ha sido un proceso, como la elección de qué medicamentos debemos usar y la implementación de botiquines andantes.”

Desde nuestra experiencia, generó temor e incertidumbre. Como respuesta; en primer lugar, fue generar una infraestructura adecuada para recibir este tipo de pacientes en los hospitales, adaptándonos rápidamente a la situación. La distribución de medicamentos, no podía ser como antes; modificamos el sistema de manera temporal. Todo ha sido un proceso, como la elección de qué medicamentos debemos usar y la implementación de botiquines andantes. Ello se intensificó, y la estrategia desde entonces ha sido hospitalaria. Los hospitales, en general, determinaron sus espacios Covid; cabe resaltar, que centros médicos con referencia nacional no podían atender solo a pacientes con Covid-19; por ellos se delimitó, espacios Covid y espacios no Covid. La atención, desde el punto de vista de la farmacia, sufrió una reorganización para la atención. El tema de los EPP ha sido un reto, por su escasez. Ahora, el mercado ya provee estos requerimientos, pero, en principio no se abastecía la demanda.

Uno de los sectores importantes es el de Salud, el cual no ha mostrado los resultados propuestos, agregado a esto, la situación sanitaria difieren de países desarrollados, ¿qué medidas se necesitan para mejorar la demanda del sector Salud?

El problema del sector Salud, consta de dificultades que yacen de años anteriores, que no han tenido solución y las cuales requieren de gran inversión por parte del Estado. Desde el punto de vista organizacional, nuestro país es muy dependiente de la capital. Esta pandemia, ha resaltado, las deficiencias de la gestión de gobiernos locales. El Gobierno Central debe liderar el proceso en conjunto con el Gobierno Central y Gobierno Regional. La pobre inversión en el sector Salud, la infraestructura insuficiente, falta de cooperación y coordinación con los Gobiernos Regionales son problemas a tener en cuenta para mejorar el sector Salud. La vacunación puede ser un tema ligado a la mejora del sector, nos planteamos, ¿en qué medida se está descentralizando el proceso de vacunación? Ello, para masificar el proceso.

 

 

“Esta pandemia, ha resaltado las deficiencias de la gestión de gobiernos locales.”

El rol del químico farmacéutico es indispensable para afrontar la pandemia que se vive actualmente, ¿cuáles son los nuevos retos que como profesional espera afrontar?

En principio, tenemos que superar esta pandemia. Un reto que estamos afrontando como farmacéuticos es participar directamente del proceso de farmacovigilancia. Al conocer cómo tratar la pandemia, se tiene que asegurar medicamentos de calidad disponibles en la cantidad necesaria y el abastecimiento de balones de oxígeno. En todo EsSalud, para los farmacéuticos y el equipo médico en trabajo multidisciplinario, es un reto trabajar en la farmacovigilancia de las vacunas. En este tema estamos abocados ahora, a un trabajo de campo con todos los trabajadores de Salud del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins.

 

“Uno de los retos, en adelante, es el uso de la tecnología para la simplificación de procesos.”

En el proceso de vacunación todos son monitoreados para observar reacciones adversas, todo un plan de seguimiento; la misma tarea sigue con la vacunación de adultos mayores. Uno de los retos, en adelante, es el uso de la tecnología para la simplificación de procesos. El uso es indispensable para hacer frente a la pandemia, disminuyendo las tareas manuales. Esto requiere una preparación mental, cultural; en caso de los farmacéuticos necesitamos adquirir competencias digitales para la transformación de varios procesos. En resumen, dar sostenibilidad a proyectos actuales que quedarán por necesidad, empoderarnos en el área tecnológica y continuar el proceso de vacunación aportando en el campo de la fármacovigilancia para concluir esta etapa satisfactoriamente.

La investigación es uno de los temas que ha jugado un rol importante mundialmente; sin embargo, en algunas universidades no se incentiva de forma masiva las prácticas de estas en los estudiantes, ¿qué recomendaciones emitiría a la población estudiantil sobre la investigación científica?

En la Universidad Cayetano Heredia, universidad donde me encuentro laborando, se promueve la investigación científica. Un caso puntual, los tesistas que trabajan conmigo hacen investigación asistencial, práctica clínica, evaluación de reacciones adversas en campo con pacientes. En términos generales, tenemos que enseñar a nuestros estudiantes; si no se genera conocimiento, probablemente seguiremos repitiendo cosas. Es importante comprender este tema; y nosotros desde el pregrado debemos motivar esto, a través del trabajo dentro de nuestras asignaturas. No es lo mismo dejar una tarea, a darle a ello un carácter de investigación, buscando que la data sea conseguida en el campo y no solamente en un libro.

Hay varias estrategias para hacerlo, pero, depende de que nuestros docentes estén debidamente motivados y qué tanto se preocupa la universidad y el Estado por promover a través de sus organismos relacionados, como, Concytec, en dar la capacitación, y que esta sea masiva y en diferentes campos. Debemos masificar la formación en investigación hacia los docentes para que se promuevan líneas de investigación en las universidades. Sin duda la motivación nace de los docentes y de las diferentes Escuelas de las diversas carreras profesionales; es todo un conjunto de situaciones que se debe construir.

“No es lo mismo dejar una tarea a darle a ello un carácter de investigación, buscando que la data sea conseguida en el campo.”

El proceso de vacunación es uno de los temas discutidos a nivel nacional y el cual ha generado controversia y posturas diferentes, adoptadas por parte de la población, ¿qué mensaje podría emitir con respecto a la vacunación masiva que el gobierno está ejecutando?

Hablar de vacunación no hace referencia al Covid-19. Esto remonta a muchos años atrás donde enfermedades como la polio y la viruela se han enfrentado de una manera frontal gracias a la vacunación. La ciencia ha avanzado tanto que ahora tenemos virus inactivados, componentes ARN como parte de una vacuna que generará una respuesta inmunológica en las personas. Es cierto que en esta pandemia hemos avanzado de manera muy rápida, ya que normalmente demoran muchos años y esto se ha hecho en cuestión de meses.

“Las complicaciones no son solamente sanitarias; por lo tanto, el país debe apuntar a una reactivación y para eso necesitamos una población  protegida del virus.”

La estrategia de vacunación es válida y necesaria ante esta situación que ha causado problemas económicos. Las complicaciones no son solamente sanitarias; por lo tanto, el país debe apuntar a una reactivación y para esto necesitamos una población protegida del virus. Seguiremos aprendiendo y seguramente se presentarán reacciones no vistas antes, ello no debe ser una limitación para continuar. Deben difundirse en el gremio médico, información disponible sobre los ensayos para saber cómo manejarlo. El gobierno debe promover organizadamente la vacunación masiva de la población. Debemos mantener la calma, el orden y acelerar el ritmo de este proceso que se está ejecutando para en cortos meses tener un mayor porcentaje de la población vacunada.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *