¿Qué sabemos de los Estudios de Impacto Ambiental?

Por: Sebastián Josué Vilchez Torres

Julio 13, 2020

Profesor Max Hidalgo – Biólogo

Max Hidalgo es Biólogo. Investigador permanente del Museo de Historia Natural, y Profesor Auxiliar de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Lima, Perú.

img01principal
Max Hidalgo y sus alumnos. Fuente: Noticias UNMSM

Para comenzar despejando ciertas dudas, pues talvez muchos no conozcamos lo que hace referencia un Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Por favor, coméntanos sobre esto.

Como su mismo nombre lo dice, es un estudio que busca evaluar el impacto en el ambiente de alguna actividad humana. Esta puede tener origen en un capital privado, que es lo más conocido, pero también hay proyectos de inversión pública y capitales mixtos. Por ejemplo, en la imagen que tengo acá atrás (Max señala un fondo donde se ve un rio y árboles alrededor), este sitio es totalmente prístino, vemos bosque en la parte posterior, el hecho de querer colocar 5 o 10 familias acá implica que tenemos que talar bosque, para colocar en ese lugar nuestro caserío o comunidad, es más, si queremos hacer agricultura o ganadería tendremos que talar más bosque, esa intervención ya representa un impacto.

En general cuando hablamos de EIA, lo tenemos que circunscribir al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Nuestro Perú tiene en su política ambiental, que es muy amplia y contiene varias visiones, la visión de desarrollo sostenible, un equilibrio del peruano y sus actividades con la naturaleza. Enmarcado en eso existen varios tipos de sistemas. El primero es el sistema de gestión ambiental peruano, que tiene diversas autoridades competentes. Otro es el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Es un sistema establecido en el año 2001 en el Perú. Si hacemos un pequeño recuento histórico vemos que el Ministerio del Ambiente, el ente rector de toda la normativa ambiental, fue creado recién en el 2008.

Y cuando hablamos de un EIA tiene como visión, ¿Conservar o no contaminar?

Depende del alcance de un EIA. Por ejemplo, una actividad petrolera, en el EIA lo que se hace es que cada una de las actividades que tendrá esta extracción tiene que ser evaluado en su condición de potencial agente de alteración del ambiente. Esta actividad requiere tener pozos de perforación, campamentos, espacios donde colocar maquinarias, espacio para colocar sustancias de desechos en donde colocar.

Entonces tengo un proyecto, y este se separa en todas aquellas operaciones unitarias que se irán haciendo a lo largo y se evalúan específicamente.

Es exactamente así. Cada una de estas unidades que estás mencionando es lo que se denominan los componentes de un proyecto, cada actividad tiene diferentes componentes innatos a la actividad. En un proyecto de extracción minera de gran escala, por ejemplo, puede existir la extracción a tajo abierto, y este componente es inamovible. Hay otros donde no se utiliza el tajo abierto sino minería subterránea, como la clásica minería en el Perú, es la que se presenta como muestra en el Parque de las Leyendas. Ahora hay opciones, en general la gran minería, por la cantidad de mineral a extraer, prefiere trabajar a tajo abierto que con minería subterránea.

Ahora, los impactos en estos estudios tienen que evaluarse por su naturaleza. No es lo mismo el impacto de una carretera, que el embalse de una central hidroeléctrica, un tajo abierto o de una presa de relave, que es otro de los componentes clásicos de la minería, es el sitio donde colocan los desechos de los procesos del aislamiento del mineral, que tienen químicos. Estos son almacenados en unas presas y luego hay unos tratamientos para intentar reducir su toxicidad. Vendría ser como el relleno sanitario de los procesos de extracción de los minerales.

Lo que hace un EIA es visualizar lo que va a ocurrir en un lugar antes de que exista la actividad, y esto es lo más innovador cuando hablamos de los SEIA en el mundo. Porque te estas adelantando a lo que crees que va a ocurrir, en lógica es sencillo de entender, pero a la hora que elaboras un EIA y analizas datos no es tan sencillo.  En el año `93 el sector minero fue el primer sector, de todos los sectores económicos del país, que incorporó de manera obligatoria la realización de EIA para proyectos nuevos. En ese año no existía MA, no existía el SEIA. Este sector empezó a incorporar EIA.

¿Existe algún estudio que involucre lo que pasa después de ocurrido el Proyecto?

Eso se denomina monitoreo o vigilancia ambiental. Esto acompaña al desarrollo del Proyecto. Para Implementar los EIA significó un reto, para los inversionistas principalmente, por el gasto. Incluso ahora, pues parece que no ven la ventaja que existe tener un EIA antes de realizar sus actividades de explotación. Siempre es más barato prevenir que tratar de remediar las cosas. Y el hecho que sea obligatorio hacer un EIA hace que, de alguna manera, los obligamos a tener ese pensamiento de sostenibilidad y de respeto por el ambiente y terminan entendiendo, a la larga, que es más barato. 

Incluso en términos de marketing, no es lo mismo que tengas una empresa de la que se habla bien en aspectos ambientales a una que no. Eso a la larga termina influyendo en la percepción de la población que vive alrededor, incluso si los proyectos son grandes, la percepción de las personas influye, en la posibilidad que los financistas construyan más proyectos, el prestigio ambiental previo es importante.

Fuente: GenecialProjext

 

 

«Toda actividad que pueda ocasionar un efecto sobre el ambiente lo primero que tiene que hacer es solicitar al Estado Peruano una pre evaluación para saber si su actividad puede causar estragos en el ambiente».

¿Un EIA puede condicionar a la realización de un Proyecto?

Sí, es un condicionante. Según la Ley de EIA. Toda actividad que pueda ocasionar un efecto sobre el ambiente lo primero que tiene que solicitar al Estado Peruano una pre evaluación para saber si su actividad puede causar estragos en el ambiente. Si en esta pre evaluación el Estado observa que, en efecto, habrá alguna interacción con el ambiente en algún nivel, le asigna que deba realizar alguna de las categorías de EIA que el sistema tiene.

También puede ocurrir lo contrario y la respuesta es que no es necesario la realización de un EIA porque no hay efecto sobre el ambiente. El listado de proyectos que están obligados a hacerlo es muy grande, casi toda actividad que hagamos tendrá que realizar algún tipo de EIA. Hacer un momento teníamos ejemplos de actividades muy grandes, minería y represas. Pero un zoocriadero ¿Tendrá que hacer un EIA?, pues sí. Un hospital, o por ejemplo las ciclovías en la costa verde, tendrían que tenerlo, pues sí. Los ejemplos más claros que tenemos son los de inversión privada, pero el Estado también está obligado a hacer un EIA en sus proyectos.

Entonces los EIA van a ilustrar cuanto del ambiente se va a consumir para realizar cada fase del Proyecto. ¿Es así?  Los resultados obtenidos pueden presentar características en los cuales la respuesta puede ser: No se puede realizar el Proyecto. ¿En qué condiciones se da esto?

Por ejemplo, el caso de Paracas. El SENASE, que es el organismo que regulariza y estudia los EIA de mayor envergadura en el Perú, ellos desaprobaron aquel estudio. Un Proyecto pasa su etapa de evaluación y en el balance ambiental muestra que su impacto es muy fuerte y que las medidas que se presentan para solucionar eso no serán suficientes, entonces el proyecto es rechazado.

¿En ese caso el Titular de podría modificar su estrategia y tener chance?

Claro, una vez que el estudio es rechazado, lo que tendría que hacer el titular del Proyecto sería volver a hacer un estudio nuevo.

Y quienes son las personas u Organismos que realizan este trabajo, el estado o empresas privadas. ¿Cómo funciona esta parte?

Para los EIA el estado solicita que las empresas privadas que se dedican a esto se acrediten frente a él. Este les da una licencia para hacer EIA. Supongamos que nosotros sabemos mucho sobre EIA, lo que tendríamos que hacer es formar una empresa, registrarnos frente al estado, que evalúe nuestra experiencia y nos dé un permiso. Este no es infinito, sino que dura un determinado tiempo y por cada sector también. Estas empresas que hacen EIA se llaman también consultoras ambientales.

¿Y existe algún tipo de consultora ambiental estatal?

No existen consultoras estatales, todas son capitales privados. Lo que sí, y tiene una función parecido a una consultora es el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), pero ellos no prestan servicios a los privados, sino que hacen estudios comparativos para revisar si los estudios presentados por las consultoras tienen sustento o no, como un control de calidad. OEFA lo hace solo cuando el proyecto ya está aprobado.

La línea de Trabajo seria la siguiente; se tiene un proyecto y me presento al estado para que me diga si necesito o no hacer un EIA, para esto tengo que presentar una descripción de lo que será mi proyecto (lugar, dinero a invertir, los componentes que voy a tener) lo más detallado posible, con esto el estado te dice, por ejemplo, que te toca un EIA detallado, que es el más grande. Una vez que tengo eso, voy al mercado y escojo una consultora, esta empieza a hacer el EIA, que es un proceso largo y complejo, luego de un tiempo la consultora le entrega a la empresa privada el proyecto y le ayuda a presentarlo ante el estado. En ese momento el estado toma la labor de revisar ese estudio con diferentes mecanismos, pueden ser internos y también, lo que yo creo son la mayor fuerza de los EIA, tienen que ser expuestos de manera pública. Tiene que haber participación ciudadana.

Cuando se refiere a participación pública es que recién terminado el EIA, este se libera y puede ser revisado por cualquier persona.

 Si, exactamente. Mientras se está realizando todavía no porque aún no está terminado. Cuando se culmina, todos los EIA detallados entran a una plataforma en el SENASE. Y ahí está todos los proyectos según su tipo de estudio, y cualquier persona puede acceder a ellos, analizarlos, revisarlos y si cree conveniente enviar sus comentarios, dudas u observaciones que pueda tener al estudio.

¿Una población, en conjunto, que está cercana al lugar donde se realizará el proyecto también puede pedir un EIA a un organismo privado? ¿Es suficiente con el EIA ya publicado o necesita la descripción del Proyecto?

Si, podría hacerlo. Las poblaciones, a quienes suele pedirle un estudio de confrontación, es al estado. Ten en cuenta que los EIA cuestan mucho dinero, porque implica muchos análisis, muestras en campo, viajes. Solo para darte un ejemplo, el costo de un EIA detallado realizado por una consultora de primer nivel puede rondar entre los 1 o 2 millones de dólares. Son los proyectos de las grandes ligas. Lo que hacen robustos a estos estudios es que son multidisciplinarios, evalúas la parte física, química, biológica y la parte social. En todo EIA es necesario que existan esas dimensiones. 

Yo entiendo que cuando se refiere a biológica habla de la preservación de las especies que puedan existir en el lugar, en el lado físico a los recursos como agua o el suelo. Cuándo menciona la parte social. ¿A qué aspectos se refiere exactamente?

Puede referirse, por ejemplo, a la economía del pueblo, sobre las expectativas, sobre los servicios potenciales que pueda generar o tener el proyecto. Es conocido que todos los proyectos de inversión grande siempre son un foco que jala inversiones. Donde antes tenías un pueblito, ahora tienes un lugar donde comienza a moverse la economía. En algunas regiones reciben dinero del canon minero y este dinero tiende ir a inversiones y en estas zonas hay notables cambios en la infraestructura. Todo eso es potencialmente generador de impactos. Los impactos pueden ser positivos o negativos. Una parte del EIA se refiere a eso, a poner en una “balanza” cuanto representa los costos positivos y negativos y de ahí te puede dar un indicio si el proyecto es sostenible ambientalmente o no.

¿Cómo estos valores están establecidos, a través de estudios previos o de parámetros que dicta el estado?

Ya existen algunos parámetros sí, pero en ese aspecto, las metodologías para calcular el impacto son muy abiertas, el estado no es cerrado para decirte cual aplicar, maneja varias metodologías. El estado tiene la función de cuestionar, criticar y mandar las observaciones al titular del proyecto.

Si la población expresa su rechazo, ya sea pacífica o violentamente. ¿La población termina siendo una instancia definitiva o solo queda su participación en escuchar la exposición?

La decisión final la toma el estado, mediante sus representantes. Lo que tiene que hacer es tomar las inquietudes y motivos del rechazo de la población, y canalizarlos hacia el titular del proyecto explicándoles en qué radica, como una observación. El titular del proyecto debe levantar estas observaciones. Si el estado considera, se aprueba.

En muchos casos el rechazo viene porque frente a la falta de presencia del gobierno, lo que hacen los pobladores es solicitar a los titulares del proyecto aquello que necesitan (luz, agua, hospitales, etc.), llegar a un acuerdo es riesgoso pues eso es función del Estado. Es importante trabajar la parte social con personas que conozcan la realidad de la zona. Incluso en el tema del lenguaje, no es lo mismo que hagas una exposición enteramente en castellano en una población que, aunque entienda castellano, habla enteramente quechua.

Porque hay un acercamiento más personal cierto, el otro se está preocupando porque yo entienda el proyecto.

Ese es un error bastante común a la hora que se presenta el EIA a la población, normalmente el lenguaje que se maneja es bastante técnico y hay que procurar que cuando se exponga el lenguaje tenga la parte técnica, pero no se trace inentendible. Muchas personas que están en contra de un proyecto, toman con sentido negativo que uno exponga en un lenguaje técnico porque creen que no se hacen entender o están hablando en difícil apropósito.

Y es que siempre nos acostumbran a eso cierto, por ejemplo, al escribir un artículo, hay que realizarlo en técnico para que la comunidad científica te entienda. La comunidad científica nos va a entender, pero también es importante que nos entienda la comunidad social por así decirlo.

Y ahí tenemos que salir un poco y ponernos a pensar que no estamos en un congreso de biología, o ingeniería ambiental, sino una comunidad campesina. Y es más difícil eso. El hecho de que tenga el ámbito social te obliga a interpretar todos tus conocimientos en función a ellos.

Si el estado se acercara más activamente a aquellas poblaciones a las que luego les va a pedir territorio, y suple sus necesidades habría menor número de tratos como estos entonces.

La realidad es que el estado siempre tiene que intervenir. Cuando hay un conflicto siempre encuentras en las noticias: Petrolera o minera se enfrentó a indígenas, pero si piensas en la ecuación, esta es; Titular del proyecto presenta Estudio ante el Estado. Si este es el que aprueba el EIA está dando el aval de que el proyecto se desarrolle. Si la población dice que hay problemas, y mencionan que no quieren proyecto, pero si el mismo estado lo aprobó, este tiene que asumir, intervenir de todas maneras, es quien pone las condiciones. No puedo al momento del conflicto sacar el cuerpo si has sido quien ha dado el sello que el proyecto es sostenible ambientalmente Lo lógico es que en las mesas de diálogo y negociación siempre estén los tres actores: Estado, El titular del proyecto y la ciudadanía.

El hecho de tener un SEIA te obliga pensar ambientalmente.  Y la población debe ser participe también de estos mecanismos, muchas veces vemos que reclamamos muchos derechos, pero sin embargo descuidamos los deberes y como deber es asistir a la audiencia pública y hacer preguntas. Si no se pregunta en la audiencia pública, que es donde han venido hasta mi pueblo a darme la información. SI yo no participo donde están los mecanismos de participación luego es más difícil o no es muy justo quejarme si cuando tuve la oportunidad de mejorar el instrumento, no lo hice.

Podemos entonces decir que los mecanismos están dentro de la línea de trabajo, pero nuestra inacción hace que no lo aprovechemos y terminemos en situaciones no deseadas.

Esa visión de entender cuál es nuestra interacción con la naturaleza es algo que nos falta incorporar como estado y eso se vuelca en cómo los proyectos miran la zona, el punto de negociación es siempre dinero y muchas veces no se puede negociar solo con eso, hay que tener apertura a cómo entiende el mundo esta otra persona para sobre eso darle un beneficio que esté alineado a su cosmovisión de este paisaje.

El Perú es un país complejo. Lo que para algunos es un cerro o una montaña para otras comunidades andinas es un Apu, algo sagrado. Y como le explicas que justo debajo de su Apu está el mineral que quieres extraer, le puedes decir que vas a mover la comunidad a otro lugar donde tendrán todos los servicios necesarios y para nosotros, citadinos, puede ser un indicador de bienestar, pero para otros no. Hay muchas comunidades nativas por ejemplo en los que esas fuentes naturales son su medio de subsistencia.

Para cerrar un poco el objetivo de los EIA es que sirvan como un instrumento de gestión del ambiente, muchas veces se tiene solo como un informe que hay que presentar, pero en realidad es como una hoja de ruta o plan gobierno en términos ambientales y en el área donde se va a realizar un proyecto de inversión. Y que es una oportunidad para educar ambientalmente a los inversionistas, es el primer lugar donde los forzamos a pensar ambientalmente.  Es importante involúcranos en comunicar también sobre ciencia para que quienes tomen las decisiones puedan entender la importancia de pensar sosteniblemente. 

Bueno Max, esta ha sido una gratificante conversación. Gracias por tu tiempo, espero que puedas acompañarnos más adelante en otra entrevista.

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *