ENTREVISTA A GABRIELA GONZALES –UNIVERSIDAD DE VANDERBILT, ESTADOS UNIDOS

Por: Jimena Risco
Julio 7, 2021
Pregrado

“Todos tenemos el síndrome del impostor en cada etapa, debemos dejar esas inseguridades y lanzarnos a esas oportunidades únicas”

Gabriela con el PI – F.Peter Guengerich. Fuente: Archivo personal

Gabriela Gonzales es una estudiante de último ciclo de la carrera de Biología en la Universidad Peruana Cayetano Heredia. En el 2018 trabajó como asistente de investigación en la Unidad de Virología del Instituto de Medicina Tropical en Cayetano y actualmente ocupa cargos importantes como directora del Programa de Mentoring en Journal Club Perú y colíder del Journal Club Nacional de Bioquímica y Biológica estructural; siendo además voluntaria del Programa 200 embajadoras del Bicentenario. 

En el 2019, a través de una pasantía por contacto, consiguió un trabajo como asistente de investigación en el Guengerich Lab de la Universidad de Vanderbilt.

 

SOBRE LA POSTULACIÓN…

En el término de su cuarto año de universidad, Gabriela no pudo continuar con sus estudios por temas económicos. “Yo no tenía razones para quedarme aquí en Perú y eso lo vi como una oportunidad para irme, ya que había llevado muchos cursos que no podía aplicar en los laboratorios que hay en nuestro país”. Por ello, empezó a buscar oportunidades en el extranjero, mandando correos a distintas universidades con el fin de conseguir una pasantía de 3 meses por contacto y autofinanciada (mediante el Fondo de Movilidad Estudiantil de la Universidad Peruana Cayetano Heredia). En estos correos, Gabriela iniciaba presentándose y mencionando que estaba interesada en trabajar con ellos; además, adjuntaba su CV, su récord de notas y un certificado de inglés.

“Empecé a recibir respuestas positivas, donde tres jefes de laboratorio de la Universidad de Vanderbilt ya estaban considerando recibirme”. Gabriela mencionó que, de los tres laboratorios, solo uno de ellos le dio interés genuino ya que realizaban temas que a ella le gustaban. El siguiente paso de la postulación fue enviar una carta de recomendación (escrita por un profesor de su universidad de manera confidencial) y una entrevista, donde demostró sus conocimientos del idioma inglés. “No me pidieron mandar ningún certificado de inglés, por eso la entrevista sirvió para demostrar que me podía comunicar en inglés, así como otras cosas”.  Después de haber culminado la etapa de aceptación, Gabriela inició con la pasantía.

En agosto del 2019, Gabriela viajó a Nashville, Tennessee, Estados Unidos para comenzar la pasantía que, inicialmente iba a durar 3 meses, pero al final duró 1 año. “Pedí que me extendieran la pasantía, mencionando también que yo ya no me podía financiar porque ya no tenía dinero extra. Afortunadamente, el jefe me dijo que me podía pagar y así fue como a partir del tercer mes, trabajé como asistente de investigación donde el sueldo era equivalente al de un estudiante de doctorado en la universidad. ¡Fue increíble!”.  

SOBRE LA PASANTÍA…

Gabriela menciona que fue una experiencia totalmente nueva y única. “No sabía que esperar, para mi todo lo que pasó fue increíble”. La primera gran impresión para ella fue que no había limitantes de recursos y había disponibilidad de uso ilimitado de equipos costosos, a comparación de los laboratorios de las universidades
 en Perú. “En el octavo piso del edificio donde estaba el laboratorio había una bodega con gran cantidad de reactivos e insumos. Solo tenía que pasar mi fotocheck y se cobraba”. Además, ella tenía su propio proyecto financiado, así como su propio espacio de trabajo, lo que la ayudó a ser más independiente. Por otro lado,

Gabriela se percató que en el laboratorio había gente de muchos países, como Australia, China, Japón, India, Egipto, etc. “Fue un shock cultural para mí que me ayudó a aprender de las otras culturas”.

Con todas estas experiencias vividas por un año, ella pudo descubrir en qué tipo de ambiente y laboratorio le gusta trabajar, amplió su red de contactos y se le dio la oportunidad de asistir a clases de postgrado como alumna libre. Esto último la ayudó mucho a subir de nivel en conocimientos y a confiar más en ella misma; y por si no fuera poco, fue coautora de un artículo de investigación y presentó un póster sobre su trabajo en la pasantía en la conferencia SACNAS 2020.

De esta manera, Gabriela vivió una experiencia inolvidable y que ahora rinde sus frutos ya que en agosto del 2021 realizará un Doctorado en Bioquímica en la Universidad de Vanderbilt. “Vivir la experiencia de la pasantía y darme cuenta de que si puedo con un proyecto propio y con la exigencia de las clases de doctorado, me hizo ver que si podía con un doctorado”.

Entre los consejos que ella quiere dar a las personas que se animen a postular a estas oportunidades, están:

  • Los documentos que vayan a mandar de preferencia que sean revisados previamente por gente que tiene más experiencia.
  • Si vas a realizar una pasantía por contacto, investiga al jefe o al laboratorio.
  • Aprovecha al máximo las oportunidades que te da el laboratorio.
  • Busca fuentes de financiamiento.
  • NO TENGAS MIEDO DE POSTULAR. “Manda los correos que sean necesarios y envíalos estratégicamente para que sea el primer correo que lea el jefe o persona destinataria”.
  • Cuenta con la ayuda de mentores, ya que te dan seguridad y son una guía para las postulaciones.

Al terminar de la entrevista, Gabriela con mucha emoción deseo que esta información sea útil para alguien y mencionó dejar los miedos de lado y atrevernos a luchar por eso que deseamos.

Poster que presentó en la conferencia SACNAS 2020 sobre su trabajo en la pasantía. Fuente: Archivo personal

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *