La inteligencia artificial: aliado de la protección de los océanos

Los avances tecnológicos son el fruto de años de investigación, pero es cierto que en siglo XXI, estos han ido evolucionando a pasos agigantados. ¿Qué nos espera para el cuidado de los océanos?

Por: Arianne Marie Vargas Ayala

 

Agosto 1, 2020

Es difícil comprender la dinámica del océano

Se sabe que los océanos aportan el 80% del oxígeno del planeta y por ende es muy importante asegurar que la constante interacción de la vida marina se encuentre en óptimas condiciones evitando la depredación de especies. Para lograr ello se necesita mayor investigación que permita conocer los cambios en el medio acuático teniendo en cuenta la actual situación por el cambio climático que enfrentamos. Sin embargo, el estudio del océano es uno de los mayores desafíos científicos del siglo XXI ya que tiene un impacto directo en nuestra comprensión del clima de la Tierra y el ciclo biogeoquímico [1], así como en nuestra capacidad de proporcionar a la sociedad humana alimentos, productos químicos y energía.

La investigación oceanográfica requiere en gran medida en observaciones in situ y de detección remota, que describen las propiedades físicas, químicas y biológicas del agua de mar en un momento y lugar determinados. Mediante el monitoreo de estas variables se pueden identificar los principales problemas de contaminación que ocurren en el océano como la acidificación, descalcificación de moluscos y la floración algal. Algunos avances tecnológicos en la materia se han desarrollado en los últimos años, y en este artículo te comentaremos dos de ellos.

La inteligencia artificial (IA) contra la contaminación

Los casos más frecuentes de contaminación en los océanos son los vertidos de petróleo o las «mareas rojas» que son producto de afloración algales descontroladas [2]. Científicos de la International Business Machines Corporation (IBM), una reconocida empresa multinacional estadounidense de tecnología y consultoría, están trabajando en un sistema que utiliza el plancton como un sensor biológico natural de la salud acuícola. El sistema consiste en microscopios con IA que pueden ser alojados en masas de agua para analizar el movimiento del plancton en 3D. Esta información permitiría predecir el estado y comportamiento de las aguas. Según afirman, en cinco años estos pequeños microscopios autónomos con IA estarían conectados a la nube y desplegados por todo el mundo, encargándose de monitorear continuamente y en tiempo real la situación de los mares [3].

Las floraciones algales se consideran nocivas por la producción de toxinas que afectan la vida marina, como la recordada catástrofe en Chiloé en el año 2016. Fuente: SUSTEMPO.

Los animales llevando sensores

Generalmente los monitoreos oceanográficos se han llevado a cabo con buques de investigación, drones submarinos o sensores flotantes que lamentablemente son llevados a la deriva por las corrientes marinas [4]. Sin embargo, se sabe que los tiburones, atunes, salmones, reptiles, pingüinos, tortugas y aves marinas podrían ayudar a los humanos a monitorear los océanos, mediante la transmisión de información oceanográfica con etiquetas electrónicas o conocido como Animal Borne Sensors (AnBS).

Esta tecnología permite obtener información a un costo relativamente bajo sobre los comportamientos biológicos (buceo) y/o variables oceanográficas como por ejemplo: presión, luz, temperatura, salinidad, OD y fluorescencia de clorofila [5]. Sin embargo, el gran reto para AnBS’s es el almacenamiento y transmisión de datos. La buena noticia es que los nuevos desarrollos de etiquetas buscan miniaturizar los sensores que permitirían un uso ampliado más allá de los vertebrados grandes. Estos esfuerzos incluyen AnBS transportados por invertebrados de cuerpo blando como las medusas y los calamares [6].

Tortuga marina equipada con Animal Borne Sensor. Fuente: Miquel Gomila/SOCIB

A medida que la ciencia y tecnología avanzan, se descubren nuevas formas de tener un control sobre las variables oceanográficas, pero razonable cuestionarnos por un momento si, ¿es realmente necesario colocar sensores sobre los animales? Tal vez la mejor opción sea optar por los sensores flotantes controlados. Lo cierto es que la respuesta nos lo dará el tiempo y la investigación científica.

Bibliografía

  1. Sagi T, Lehahn Y, Bar K. Artificial intelligence for ocean science data integration: Current state, gaps, and way forward. Elementa. 2020;8.
  2. Aguilar VH. Predicción de las floraciones algales nocivas (FAN) en poblaciones de Dinophysis acuminata por redes neuronales artificiales. 2017.
  3. Galindo JC. Así serán los microrobots con inteligencia artificial que salvarán los océanos [Internet]. 2020. Available from: https://www.muyinteresante.es/tecnologia/inteligencia-artificial/articulo/asi-seran-los-microrobots-con-inteligencia-artificial-que-salvaran-los-oceanos-421521585543
  4. University of Exeter. Animals could help humans monitor oceans [Internet]. 2019. Available from: https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-11/uoe-ach112719.php
  5. Wang ZA, Moustahfid H, Mueller A V., Michel APM, Mowlem M, Glazer BT, et al. Advancing Observation of Ocean Biogeochemistry, Biology, and Ecosystems With Cost-Effective in situ Sensing Technologies. Front Mar Sci. 2019;6(September):1–22.
  6. Mooney TA, Katija K, Shorter KA, Hurst T, Fontes J, Afonso P. ITAG: An eco-sensor for fine-scale behavioral measurements of soft-bodied marine invertebrates. Anim Biotelemetry. 2015;3(1).

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Es complejo entender aplicación de inteligencia artificial más aún a personas que desconocemos con este artículo nos acercamos a comprender que la tecnología es de gran ayuda en bienestar de nuestro mundo.