Sostenibilidad Ambiental Post-pandemia

Paolo Gambini

Paolo Gambini

Elizabeth Cahuana

Elizabeth Cahuana

 Abril Ayala

Abril Ayala

Revista Científica SCIENTIA, Vol 2. Marzo 2021

scientiaunalm@gmail.com

Lima, Perú

Disponible Online en www.journalscientia.com/larevista

Artículo de revisión

 

Sostenibilidad ambiental post-pandemia

Paolo Gambini 1, Elizabeth Cahuana 1, Abril Ayala 2 

1 Universidad Nacional Mayor de San Marcos

2 Universidad Nacional Agraria La Molina

Resumen

La pandemia de COVID 19 ha desvelado deficiencia en el Perú y en la mayoría de países del mundo en temas generales, económicos y salud, pero el confinamiento social según investigaciones, ha reducido los impactos negativos al medio ambiente, así como la disminución de los niveles de contaminación industrial. Visualmente el medio ambiente está siendo favorecido en las principales ciudades del mundo, pero hay demandas de materias primas naturales para la producción de productos de protección, necesarios para evitar el contagio de la COVID 19, que están siendo tomadas y que de manera directa e indirecta afectan a la naturaleza. De modo que el impacto ambiental dado en tiempos de aislamiento social y emergencia sanitaria sobre tierra, agua y aire, se ha visto ‘reducido’ a nivel nacional e internacional según registros y análisis; además de ello, estudios han encontrado relación entre la mortalidad por covid-19 y la reducción temporal de emisiones. Finalmente, se revisa la sostenibilidad ambiental y las políticas ambientales de los Estados , en donde se armonizan tres grandes sectores; económico, social y ambiental por el futuro de la humanidad con la búsqueda de planes de desarrollo con el contexto de competitividad y sin comprometer las capacidades de generaciones actuales y futuras.

 

Palabras Clave: Covid 19, sostenibilidad, medio ambiente, impacto ambiental , política ambiental 

Introducción 

La pandemia, causante del COVID-19, ha detonado voces importantes que demandan profundizar el desarrollo sostenible. En el transcurso, se ha vivido una pausa donde el aprovechamiento de la vida de ciudadanos, medio ambiente y sus elementos se fortalecieron. Anteriormente a la crisis, se estaba ya vislumbrando la idea de un acuerdo global por la naturaleza que encamine y consolide el desarrollo sostenible [1].

En segunda parte, el crecimiento económico continuo y el uso de los recursos naturales causan un impacto negativo en los procesos ambientales. Siendo una prioridad, el mantenimiento y crecimiento del desarrollo industrial y tecnológico antes y después de la pandemia, cuya meta es mejorar las condiciones socio-económicas, pero se busca consensuar el uso de los recursos ambientales y naturales [2].

En este sentido, la creciente urbanización y los consecuentes desafíos que sobre el medio ambiente, favorecieron la evolución del desarrollo sostenible. El modelo de desarrollo que garantice la satisfacción de las necesidades humanas teniendo en cuenta los límites de la naturaleza [3]. 

Lograr la sostenibilidad ambiental del desarrollo será competencia directa del ente rector de la política y de la gestión ambiental de cada país, siempre de manera coordinada entre el sector público, el sector económico y la sociedad civil. Así, queda claro que el logro del desarrollo sostenible constituye una responsabilidad integral de cada nación y debe hacerse a través de todo el marco institucional de políticas públicas que conforman el estado [4].

  1. Impacto ambiental

Agua

Uno de los impactos ambientales más notables fue sobre el agua, la cual se vio reducida en tiempos de aislamiento social debido a que muchas industrias disminuyeron o paralizaron su producción, de mismo modo con la restricción del acceso a zonas recreativas, la carga contaminante se redujo; por ejemplo, en zonas de la India las mejoras de la calidad del agua se alcanzó por una reducción del 500% de las aguas residuales y efluentes industriales tal y como seha visto en la reducción de contaminantes y el aclaramiento de diversos canales de agua [5].
Otros contaminantes a ser tomados en cuenta deben ser los biológicos, se ha reportado la detección de fragmentos de ARN del SARS-CoV-2 en aguas residuales sin tratar en Italia [6]y Australia [7]; afortunadamente, los expertos descartan que estos tengan poder infectivo [8], por lo que sería de utilidad para el monitoreo y prevención de rebrotes.
También hay reportes del incremento del consumo de antibióticos en un 40% [9], y del incremento de sustancias pertenecientes a los productos de limpieza, ya que su uso se ha intensificado por el contexto actual, por lo que se espera que las aguas residuales domésticas tengan mayores cargas de surfactantes y diferentes tipos de desinfectantes y sus subproductos.

Aire

Por otro lado, la contaminación atmosférica era un problema creciente antes de la pandemia y estaba causando graves problemas a la salud y al ecosistema, sobre todo por las emisiones de gases de efecto invernadero, pero debido a los cambios de estilo de vida se ha visto afectada, de modo que cuando las medidas han sido más restrictivas las concentraciones de diversos contaminantes en la atmósfera se han visto reducidos.

Se ha estimado que las emisiones de CO2 se vieron reducidas en un 5.5% con respecto al 2019 [10]. La agencia Europea del Medio Ambiente ha monitoreado el dióxido de nitrógeno (NO2), material particulado 2.5 (PM2.5) y material particulado 10 (PM10), contaminantes emitidos principalmente por los autos e industrias, han disminuido [11], también se ha visto una reducción del 25.5% del dióxido de nitrógeno en EE.UU. [12].

Además, estudios en China concluyen que las disminuciones de las emisiones antropogénicas, principalmente en el transporte y la industria, contribuyeron a las disminuciones de las concentraciones de PM2.5 [13]. Por otro lado, en Brasil se registró un aumento de los niveles de ozono, un contaminante atmosférico secundario, para posteriormente mantenerse constantes y finalmente aumentar [14]; por ello, se recomienda hacer una análisis holístico de los contaminantes atmosféricos perjudiciales para salud humana y el medio ambiente.

A pesar de la notable reducción de gases de efecto invernadero en la atmósfera, para limitar el calentamiento a menos de 1,5 ° C se necesitaría una reducción del 7.6% cada año durante la presente década [10]. Además de ello, estudios han encontrado relación con la mortalidad generada por Covid-19 [15]; por ello, esperamos que el contexto actual genere un replanteamiento de las políticas atmosféricas a favor de la salud de la población y del medio ambiente.

  1. Evolución de la huella ambiental

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19 y la introducción de las medidas de confinamiento y distanciamiento social; diversas investigaciones, así como muchos medios de comunicación informaron la evolución de los niveles de contaminación atmosférica en el planeta [16].

Las órdenes de aislamiento en casi todo el mundo y la paralización de la actividad industrial, así como la reducción de desplazamientos humanos, han devuelto a las principales ciudades del mundo sus cielos azules y reducido los niveles de contaminación en consecuencia de una reducción en las concentraciones de contaminantes atmosféricos [17]. Eso sí, el coronavirus además de ser una amenaza para la salud pública se está convirtiendo en una amenaza real para el medioambiente si no se actúa a tiempo y con responsabilidad debido al incremento de sistemas de calefacción, quema de biomasa, de la utilización de guantes y mascarillas de manera masiva, etc.
En China, Francia, Alemania, España e Italia, se verificó la reducción de las concentraciones de PM2.5 y NO2 [16,18-19]. Siendo uno de los datos más resaltantes el obtenido en febrero del 2020, en donde la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) publicaron imágenes de observación terrestre que mostraban un drástico descenso de la polución por dióxido de nitrógeno en la región de China, esto en consecuencia de la reducción del transporte y el detenimiento de la industria.

mapa

Imágenes de observación terrestre que muestran el descenso de la polución por dióxido de nitrógeno en los cielos de China. Crédito: NASA

Adicionalmente, en la Región Delta del río Yangtzé (China) se evidenció una reducción entre 16% y 26% para SO2, 29% y 47% para NOx, 27% y 46% para PM2.5 y entre 37% y 57% para compuestos orgánicos volátiles (VOCs)[18].

Asimismo, en la región de Korea, los niveles de los contaminantes particulados como PM2.5, PM10, NO2, y CO, también se redujeron durante la etapa de confinamiento [20]. Por otro lado, en América del Norte, en Ontario (Canadá) se evidenció reducciones moderadas de la concentración de O3, y una fuerte reducción de NO2 y NOx [21] y en Estados Unidos, los niveles de NO2 disminuyeron en 25.5% con una disminución absoluta de 4.8 ppb [22]. En América del Sur, especialmente en Brasil, la reducción se presentó en los niveles de CO y NO2 con un aumento del O3. Encontrando que en Río de Janeiro, las partículas y el ozono son los contaminantes de mayor preocupación [23]; por el contrario en Sao Paulo, se reportó mejoras significativas en la calidad del aire[24]. En la ciudad de Quito (Ecuador) los niveles de NO2 y PM2.5 decrecieron, y las concentraciones de ozono se incrementaron considerablemente [25, 26].

Aunque el recorte temporal de las emisiones sea solo una gota efímera en un vasto océano, incluso este efecto puede resultar beneficioso para la salud de muchas personas. La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año la contaminación atmosférica mata a 7 millones de personas en todo el mundo, por enfermedad cardiovascular, infarto cerebral, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas o infecciones respiratorias. Por lo tanto, incluso una reducción temporal de las emisiones puede aliviar la carga de mortalidad debida a este factor [27].

Todo hace suponer que la contaminación medioambiental en las ciudades seguirá bajando mientras estén vigentes las medidas excepcionales del estado de alarma en los países más afectados por la pandemia. Muchas empresas han parado su actividad, mientras que otras han fomentado el teletrabajo en la medida de sus posibilidades.

Poco a poco la normalidad se irá instaurando y se volverá a una realidad parecida a la que estábamos acostumbrados. Estudios ecologistas prevén que en 30 años la cantidad de basura marítima superará al número de criaturas oceánicas, teniendo en cuenta que cada año se vierten al mar más de 8 millones de toneladas de plástico.

Es por ello que las futuras investigaciones deben analizar la relación entre los cambios en la contaminación del aire y los efectos sobre la salud, comparar los cambios producidos en la calidad del aire con el desplazamiento de las personas y transporte de mercancías, cambios geográficos [27,28]. De la misma manera, incluir estudios sobre condiciones climáticas, meteorológicas [23, 29-30], asociadas a cambios estacionales [31], densidad del tráfico, actividades industriales y quema de biomasa [29].

Por otro lado, la mayoría de las investigaciones se centran en áreas metropolitanas, por tanto, es de importancia evaluar la contaminación del aire en ciudades pequeñas, realizando comparaciones en relación al tamaño de áreas urbanas [32]; a la vez, explicar la baja reducción de PM10 en comparación con NO2 [33], así como monitoreo y especiación de los hidrocarburos no metánicos (HCNM) debido a que los niveles de ozono se relacionan con el aumento entre los HCNM /NOx [34].

De igual manera, se requiere futuras investigaciones para entender mejor las fuentes de emisión y química atmosférica [35], por lo tanto, estudios en laboratorio son imprescindibles, donde se exploran los mecanismos subyacentes de la exposición a concentraciones de contaminantes como PM2.5, PM10, CO, NO2 y O3, los cuales se asocian a un mayor riesgo de infección por el COVID-19 [36-37]. 

Finalmente, se debe incluir una evaluación del impacto de la contaminación del aire en relación a aspectos epidemiológicos y mortalidad por COVID-19 en base a densidad poblacional, segregación racial y nivel socioeconómico [38-39].

  1. Impactos ambientales en la cuarentena

En Perú, el SENAMHI informó para la región de Lima una disminución de las concentraciones de NO2, desde agosto del 2020 hasta enero del 2021; en los meses de agosto y septiembre se registró una disminución de hasta el 20% en la columna de dióxido de nitrógeno y una reducción de hasta el 10% del material particulado menor a 2.5 micras, en comparación con el año 2019. En el mes de octubre el material particulado disminuyó en un 5%, en noviembre en un 50% y en diciembre alcanzó un 60% [40-45].

Por otro lado, muchas actividades fueron paralizadas para frenar el avance del covid-19, entre ellas el reciclaje; por suerte este sector retomó sus actividades en mayo del mismo año [46]; sin embargo, el uso de equipos de protección personal desechable, para evitar el contagio de covid-19, ha aumentado la generación de residuos biocontaminados [47], siendo estos clasificados como peligrosos y por el riesgo rompiendo el ciclo del reciclaje. Por esta razón en el Perú se generan 19,535,82424 mascarillas diarias y un total de 2472889.05 toneladas de residuos plásticos diarios [48], estas cifras son preocupantes ya que si no se realiza una correcta gestión de residuos estos pueden terminar afectando muchos ecosistemas.

La deforestación en el 2019 se vio ligeramente reducida, pero irónicamente en el 2020, a pesar de las restricciones de movilización, la deforestación aumentó; explican que se debe a la disminución en materia de fiscalización. Solo a inicios de la pandemia se vio una reducción del 28.7% entre marzo y mayo en comparación con el 2019, pero al final del año la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales informó que 150 mil hectáreas de bosques tropicales fueron devastados en el Perú a manos de la tala y la minería ilegal [49].

  1. Sostenibilidad ambiental

La sostenibilidad ambiental surge por vía negativa, como resultado de los análisis de la situación del planeta, el cual se encuentra en una situación insostenible que amenaza gravemente el futuro de la humanidad. El título del primer capítulo del informe de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo (CMMAD, 1988) introduce el concepto de sostenibilidad: “El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” [50].

La toma de conciencia a nivel mundial de la estrecha relación existente entre el desarrollo económico y el medio ambiente, tuvo su expresión en el marco de las Naciones Unidas con la creación por este organismo en el año 1983 de la Comisión de Desarrollo y Medio Ambiente, integrada por un grupo de personalidades del ámbito científico, político y social, representativo de los diversos intereses existentes en la comunidad internacional [51]. Actualmente, cada día, más son las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que están considerando acciones de sostenibilidad ambiental como un componente importante dentro de sus planes de desarrollo, en el contexto de la competitividad, sostuvo el viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Minam), Gabriel Quijandría [52].

  1. Políticas ambientales por mejorar

La crisis económica presente en varios países del mundo puede acabar por tener repercusiones ambientales negativas a largo plazo si, las políticas de las regulaciones ambientales de cada estado se relajan o si las instituciones reguladoras se debilitan. A pesar de que en este momento no existe evidencia de que los países están relajando sus regulaciones ambientales para promover el crecimiento, la posibilidad de sus efectos se mantiene. Lo que se ha observado es que, con el propósito de financiar medidas para reducir los impactos económicos y sociales de la pandemia, algunos países han decidido redirigir y/o reasignar fondos dentro de la administración pública. Por ejemplo, Ecuador anunció recortes en la mayoría de los ministerios del gobierno, incluyendo el de Ambiente y Agua, responsable de implementar las regulaciones de la administración del medio ambiente y recursos naturales [53]. Algo similar sucede en México, donde se da una reducción del presupuesto operativo de casi todas las entidades gubernamentales en 75% [54]. Estos recortes implican que las entidades relacionadas con el manejo de recursos naturales podrían no estar en condiciones de cumplir con su misión y propósito. Incluso, si los países tienen marcos legales relativamente sólidos, sin un presupuesto que los respalde estos resultan inútiles.

Muy probablemente los países de la región incurrirán en déficits fiscales e incrementarán sus deudas para enfrentar la crisis, hecho que daría cierto sosiego a la economía pero mantendrá la incertidumbre y el riesgo de efectos futuros en el manejo económico de los países afectados. Por ello, falta por ver qué tanto este incremento en el servicio de la deuda impactará el crecimiento económico y el medio ambiente en el mediano plazo.

Mitigación de los impactos ambientales de la respuesta (centros de salud, asistencia en efectivo y bonos)

Más allá de la gestión de residuos, es probable que la respuesta humanitaria a la COVID-19 tenga impactos ambientales directos e indirectos, los cuales podrían mitigarse mediante una planificación cuidadosa.

Por ejemplo, la desinfección de vías públicas, terminales de transporte y áreas de asistencia humanitaria puede dar como resultado la contaminación de ríos y arroyos e impactos en la biodiversidad a menos que se brinde asesoramiento sobre los tipos de desinfectantes apropiados para su uso además de la correcta manipulación del desinfectante. Las distribuciones de alimentos en masa, con el empleo de alimentos sobre envasados pueden aumentar el desperdicio de envases, generando un impacto ambiental, así como un aumento de los riesgos para la salud pública asociados con las plagas y la cría de mosquitos en agua de lluvia acumulada en los residuos de envases.
Por ello el estado podría aprovechar las conexiones en otros programas como el programa PNUMA de la ONU, o el programa de Eficiencia de Recursos, además del apoyo del sector privado para promover el uso de envases ecológicos (compostables, hechos de materiales naturales y similares).

Integrar la relación entre el medio ambiente y las necesidades humanitarias en los planes de respuesta humanitaria

A través de la provisión de asesoramiento técnico a las agencias que lideran la respuesta humanitaria y su planificación, la participación del Estado debería establecer la integración de una dimensión ambiental en el plan de respuesta humanitaria global (HRP) a la COVID-19. 

Dado el tiempo que toma el desarrollar las herramientas ambientales asociadas con la reparación y respuesta ante una pandemia, sería más útil para una futura pandemia o respuesta a futuras “olas” de la COVID-19, en lugar de tratar de modificar el manejo de la situación actual, ya que las respuestas ya están diseñadas y en curso. Además, los Estados en conjunto con el asesoramiento de programas internacionales continuarán obteniendo apoyo para una respuesta ambiental remota e ir asignándolas a otras emergencias ambientales durante el bloqueo y las restricciones de movimiento. Por ello, ya se está desarrollando un enfoque de soporte remoto para una emergencia ambiental reciente en la región por parte de PNUMA con el fin de promover la respuesta ambiental de cada región del mundo [55].

  1. Conclusión

La sostenibilidad ambiental en el contexto de la pandemia, cuyo plan de equilibrio de sectores fundamentales; economía, social y ambiental, tomó importancia para el desarrollo de la industria y tecnología con un enfoque de recuperación ambiental, gracias a que hubo menor contaminación industrial y urbana según estudios; sin embargo, el próximo retorno a la normalidad pre pandemia podría significar un realce a posteriori de sus efectos ambientales esto generado por el manejo, tratamiento y prevención llevado por la población humana en la lucha contra la COVID-19. Adicionalmente, el efecto ambiental se vería incrementado por la falta de toma de acciones inmediatas en el tratamiento, recojo y separación de los residuos convencionales generados por la pandemia que resulta una situación preocupante para los gobiernos locales debido a la deficiencia en planeamiento y gestión de residuos.

Referencias bibliográficas

[1] Ruiz M. Preparando el camino a la sostenibilidad: una nueva economía post Covid-19 para América Latina y el Caribe. Boletín Política Comercial y Ambiental. 2020.

[2] Kammerbauer J. Las dimensiones de la sostenibilidad: fundamentos ecológicos, modelos paradigmáticos y senderos. Vol.26, N°8.INCI [online]. 2001.

[3] Andrade P. & Bermúdez D. La sostenibilidad ambiental urbana en Colombia. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá. 2010.

[4] Vega L. Dimensión Ambiental, Desarrollo Sostenible y Sostenibilidad Ambiental del Desarrollo. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, D.C. Colombia. LACCEI 2013.

[5] Rume T, Islam SMD-U. Environmental effects of COVID-19 pandemic and potential strategies of sustainability. Heliyon. 2020;6(9):e04965

[6] La Rosa G, Iaconelli M, Mancini P, Bonanno Ferraro G, Veneri C, Bonadonna L, et al. First detection of SARS-CoV-2 in untreated wastewaters in Italy. Sci Total Environ. 2020;736(139652):139652.

[7] Ahmed W, Angel N, Edson J, Bibby K, Bivins A, O’Brien JW, et al. First confirmed detection of SARS-CoV-2 in untreated wastewater in Australia: A proof of concept for the wastewater surveillance of COVID-19 in the community. Sci Total Environ. 2020;728(138764):138764.

[8] Compte A, Blanco S, Orts M, Porcar B, Faus P, Soria E, et al. Análisis y vigilancia de SARS-CoV-2 en el ciclo urbano del agua. 2020. 

[9] As.com. La OMS avisa de una nueva pandemia: la resistencia a los antibióticos se disparará [Internet]. Diario AS. 2020 [cited 2021 Apr 13]. Disponible en: https://as.com/diarioas/2020/11/18/actualidad/1605708270_914386.html

[10] Carbon Brief. Analysis: Coronavirus set to cause largest ever annual fall in CO2 emissions [Internet]. Carbonbrief.org. 2020 [cited 2021 Apr 13]. Disponible en: https://www.carbonbrief.org/analysis-coronavirus-set-to-cause-largest-ever-annual-fall-in-co2-emissions

[11] Air quality and COVID-19 [Internet]. Europa.eu. 2020 [cited 2021 Apr 13]. Disponible en: https://www.eea.europa.eu/themes/air/air-quality-and-covid19/air-quality-and-covid19

[12] Berman JD, Ebisu K. Changes in U.S. air pollution during the COVID-19 pandemic. Sci Total Environ. 2020;739(139864):139864.

[13] Wang P, Chen K, Zhu S, Wang P, Zhang H. Severe air pollution events not avoided by reduced anthropogenic activities during COVID-19 outbreak. Resour Conserv Recycl. 2020;158(104814):104814.[14] Siciliano B, Dantas G, da Silva CM, Arbilla G. Increased ozone levels during the COVID-19 lockdown: Analysis for the city of Rio de Janeiro, Brazil. Sci Total Environ. 2020;737(139765):139765.

[15] Persico CL, Johnson KR. The effects of increased pollution on COVID-19 cases and deaths. J Environ Econ Manage. 2021;107(102431):102431.

[16] Zambrano-Monserrate MA, Ruano MA, Sanchez-Alcalde L. Indirect effects of COVID-19 on the environment. Science of The Total Environment. 1 de agosto de 2020;728:138813.

[17] Otmani A, Benchrif A, Tahri M, Bounakhla M, Chakir EM, El Bouch M, et al. Impact of Covid-19 lockdown on PM10, SO2 and NO2 concentrations in Salé City (Morocco). Sci Total Environ. 15 de septiembre de 2020;735:139541.

[18] Li H, Xu X-L, Dai D-W, Huang Z-Y, Ma Z, Guan Y-J. Air pollution and temperature are associated with increased COVID-19 incidence: A time series study. International Journal of Infectious Diseases. 1 de agosto de 2020;97:278-82.

[19] Collivignarelli MC, Abbà A, Bertanza G, Pedrazzani R, Ricciardi P, Carnevale Miino M. Lockdown for CoViD-2019 in Milan: What are the effects on air quality? Sci Total Environ. 25 de agosto de 2020;732:139280.

[20] Ju MJ, Oh J, Choi Y-H. Changes in air pollution levels after COVID-19 outbreak in Korea. Sci Total Environ. 1 de enero de 2021;750:141521.

[21] Adams MD. Air pollution in Ontario, Canada during the COVID-19 State of Emergency. Sci Total Environ. 10 de noviembre de 2020;742:140516.

[22] Berman JD, Ebisu K. Changes in U.S. air pollution during the COVID-19 pandemic. Sci Total Environ. 15 de octubre de 2020;739:139864.

[23] Dantas G, Siciliano B, França BB, da Silva CM, Arbilla G. The impact of COVID-19 partial lockdown on the air quality of the city of Rio de Janeiro, Brazil. Science of The Total Environment. 10 de agosto de 2020;729:139085.

[24] Nakada LYK, Urban RC. COVID-19 pandemic: Impacts on the air quality during the partial lockdown in São Paulo state, Brazil. Sci Total Environ. 15 de agosto de 2020;730:139087.

[25] Zambrano-Monserrate MA, Ruano MA. Has air quality improved in Ecuador during the COVID-19 pandemic? A parametric analysis. Air Qual Atmos Health. 6 de julio de 2020;1-10.

[26] Rodríguez-Urrego D, Rodríguez-Urrego L. Air quality during the COVID-19: PM2.5 analysis in the 50 most polluted capital cities in the world. Environmental Pollution. 1 de noviembre de 2020;266:115042.

[27] Mitchell C, https://www.facebook.com/pahowho. OPS/OMS | OMS estima que 7 millones de muertes ocurren cada año debido a la contaminación atmosférica [Internet]. Pan American Health Organization / World Health Organization. 2014 [citado 9 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=9406:2014-7-million-deaths-annually-linked-air-pollution&Itemid=135&lang=es

[28] Liu Q, Harris JT, Chiu LS, Sun D, Houser PR, Yu M, et al. Spatiotemporal impacts of COVID-19 on air pollution in California, USA. Science of The Total Environment. 1 de enero de 2021;750:141592.

[29] Abdullah S, Mansor AA, Napi NNLM, Mansor WNW, Ahmed AN, Ismail M, et al. Air quality status during 2020 Malaysia Movement Control Order (MCO) due to 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) pandemic. Sci Total Environ. 10 de agosto de 2020;729:139022.

[30] Bashir MF, Ma BJ, Bilal null, Komal B, Bashir MA, Farooq TH, et al. Correlation between environmental pollution indicators and COVID-19 pandemic: A brief study in Californian context. Environ Res. agosto de 2020;187:109652.

[31] Mahato S, Pal S, Ghosh KG. Effect of lockdown amid COVID-19 pandemic on air quality of the megacity Delhi, India. Sci Total Environ. 15 de agosto de 2020;730:139086.

[32] Stratoulias D, Nuthammachot N. Air quality development during the COVID-19 pandemic over a medium-sized urban area in Thailand. Science of The Total Environment. 1 de diciembre de 2020;746:141320.

[33] Tobías A, Carnerero C, Reche C, Massagué J, Via M, Minguillón MC, et al. Changes in air quality during the lockdown in Barcelona (Spain) one month into the SARS-CoV-2 epidemic. Science of The Total Environment. 15 de julio de 2020;726:138540.

[34] Siciliano B, Dantas G, da Silva CM, Arbilla G. Increased ozone levels during the COVID-19 lockdown: Analysis for the city of Rio de Janeiro, Brazil. Sci Total Environ. 1 de octubre de 2020;737:139765.

[35] Patel H, Talbot N, Salmond J, Dirks K, Xie S, Davy P. Implications for air quality management of changes in air quality during lockdown in Auckland (New Zealand) in response to the 2020 SARS-CoV-2 epidemic. Science of The Total Environment. 1 de diciembre de 2020;746:141129.

[36] Zhu Y, Xie J, Huang F, Cao L. Association between short-term exposure to air pollution and COVID-19 infection: Evidence from China. Sci Total Environ. 20 de julio de 2020;727:138704.

[37] Mehmood K, Saifullah null, Iqbal M, Abrar MM. Can exposure to PM2.5 particles increase the incidence of coronavirus disease 2019 (COVID-19)? Sci Total Environ. 1 de noviembre de 2020;741:140441.

[38] Bolaño-Ortiz TR, Camargo-Caicedo Y, Puliafito SE, Ruggeri MF, Bolaño-Diaz S, Pascual-Flores R, et al. Spread of SARS-CoV-2 through Latin America and the Caribbean region: A look from its economic conditions, climate and air pollution indicators. Environmental Research. 1 de diciembre de 2020;191:109938.

[39] Brandt EB, Beck AF, Mersha TB. Air pollution, racial disparities, and COVID-19 mortality. J Allergy Clin Immunol. julio de 2020;146(1):61-3.

[40] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Agosto de 2020. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-87.pdf

[41] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Septiembre de 2020. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-88.pdf

[42] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Octubre de 2020. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-89.pdf

[43] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Noviembre de 2020. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-90.pdf

[44] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Diciembre de 2020. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-91.pdf

[45] SENAMHI. Vigilancia de la calidad de la calidad del aire en el área de Lima y Callao [Internet]. Enero de 2021. Disponible en: https://www.senamhi.gob.pe/load/file/03201SENA-92.pdf

 

[46] El Peruano. Decreto Supremo que aprueba la reanudación de actividades económicas en forma gradual y progresiva dentro del marco de la declaratoria de Emergencia Sanitaria Nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del COVID-19-DECRETO SUPREMO-N° 080-2020-PCM [Internet]. Elperuano.pe. Disponible en: https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/decreto-supremo-que-aprueba-la-reanudacion-de-actividades-ec-decreto-supremo-n-080-2020-pcm-1865987-1/

[47] Ojo público. Residuos hospitalarios: potencial foco infeccioso en la lucha contra el Covid-19 [Internet]. Ojo-publico.com. Disponible en: https://ojo-publico.com/1765/residuos-hospitalarios-potencial-foco-infeccioso-de-la-pandemia

[48] Benson NU, Bassey DE, Palanisami T. COVID pollution: impact of COVID-19 pandemic on global plastic waste footprint. Heliyon. 2021;7(2):e06343.

[49] Pro y Contra. ÍNDICE DE DEFORESTACIÓN CRECERÁ PESE A PANDEMIA [Internet]. Com.pe. 2021. Disponible en: http://proycontra.com.pe/indice-de-deforestacion-crecera-pese-a-pandemia/

[50] Vilches A. et al. Educación para la sostenibilidad y educación ambiental. Universidad de Sevilla. 2009

 

[51]Gómez C. El desarrollo sostenible: conceptos básicos, alcance y criterios para su evaluación. 2020

[52] Ministerio del Ambiente.(2019).Minam: La sostenibilidad ambiental ahora forma parte de la competitividad de las empresas Recuperado de https://www.gob.pe/institucion/minam/noticias/49495-minam-la-sostenibilidad-ambiental-ahora-forma-parte-de-la-competitividad-de-las-empresas

[53] Coronavirus en Ecuador: las multitudinarias protestas por las drásticas medidas económicas y recortes de Lenín Moreno – BBC News Mundo [Internet]. [citado 13 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-52814371

[54] Decreto 23 de abril de 2020. Por el que se establecen las medidas de austeridad que deberán observar las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal bajo los criterios que en el mismo se indican. D. O. F. 23 de abril de 2020. Presidencia de la República de México.

[55] Comprehensive response to covid-19 spanish.pdf [Internet]. [citado 09 de abril de 2021]. Disponible en: https://www.un.org/sites/un2.un.org/files/comprehensive_response_to_covid-19_spanish.pdf  

[56] Environment UN. UNEP – UN Environment Programme [Internet]. UNEP – UN Environment Programme. [citado 08 de abril de 2021]. Disponible en: http://www.unep.org/es/node

Artículos relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *